Se acaban vacunas en Oaxaca y pobladores enardecen

·4  min de lectura

OAXACA, Oax., marzo 24 (EL UNIVERSAL).- Tras el desorden y el caos que reinaron hace dos semanas en la capital de Oaxaca en el proceso de vacunación contra el Covid-19, la desorganización, las largas filas y la falta de dosis para inocular a los adultos mayores volvieron a presentar en municipios conurbados de Oaxaca, esta vez en la Villa de Zaachila, donde incluso se retuvo a funcionarios de Bienestar y a servidores de la nación.

Al grito de "¡Queremos vacunas, queremos vacunas!", pobladores impidieron la salida de los funcionarios federales encargados de las brigadas de vacunación, ante la falta de dosis para inocular a todos los asistentes, pese a que sólo se citó a aquellos que tuvieran su folio de la página de internet Mi Vacuna.

"Es una falta de respeto total, los adultos mayores llevan horas. Mis padres necesita su recarga de oxígeno, desde hace 7 años lo maneja, con incontinencia fecal y urinaria, nos traen de un lado a otro. ¿Qué clase de gobierno federal tenemos? Se echan la pelota", reclama una de las pobladoras que cuidaba a su papá y que reclamaba las horas de espera.

De acuerdo con información del Ayuntamiento de Zaachila, este miércoles se vacunarían sólo los pobladores que contaran con el folio federal, quienes deberían presentarse con base en una programación por orden alfabético para evitar aglomeraciones.

El municipio estipuló que quienes no se hubieran registrado previamente en la página de internet habilitada para tal fin, podrían hacerlo en ese momento, pero no podrían recibir la vacuna en ese momento y tendrían que esperar, pues sólo se contaba con las dosis contabilizadas en la plataforma, aseguró el edil Cástulo Bretón.

Pese a ello, ni siquiera esas dosis llegaron completas, por lo que gente que llevaba horas haciendo fila se quedaron sin la vacuna y se les indicó que tendrían que anotarse nuevamente en un censo y posteriormente se les informaría cuándo podrían recibir la dosis, lo que molestó a los pobladores.

Ante los reclamos, el munícipe llamó a las autoridades federales de la Secretaría de Bienestar, responsables del proceso de vacunación, exigiendo que si se iba a levantar un ceso, por lo menos se les diera una fecha precisa de cuando podrían vacunarse, lo que finalmente no sucedió.

"Las vacunas las administran ustedes, tanto les estoy ayudando que estoy dando la cara. Usted dijo que llegarían las vacunas que están en el registro, tenemos un padrón de mil 905 en el caso, pero llegaron mil 715, de entrada tenemos un desfase. No llegan las vacunas que siquiera estaban registradas", acusó el edil en una transmisión en vivo donde llamó a Aída Valencia Ramírez, subdelegada regional de Bienestar.

La subdelegada le aseguró que ese tenía que ser el camino para reportar que no alcanzaron las vacunas, para así saber cuánta gente se quedo sin dosis, lo que se le informaría a la delegación estatal de Bienestar y ahí se determinaría lo siguiente. "Yo no tengo ni facultad ni información para decirle en qué fecha, sería mentirle", le responde la funcionaria.

Ante los ánimos de los pobladores que gritaban que no se les permitiría salir hasta que resolvieran la falta de dosis y tras la negativa de la funcionaria de trasladar las que sobraron en la agencia Vicente Guerrero a la cabecera municipal, el edil se deslindó de lo que pudiera pasarle a los servidores de la nación retenidos.

"Yo voy a informar eso a la gente, es mi obligación dar la cara aunque no debiera meterme al tema de las vacunas, lo voy a hacer, pero se lo digo de forma muy institucional, si la gente quiere tomar otras acciones, yo ya no los puedo controlar", le advirtió.

Ante el anuncio del edil, los pobladores reclamaron que no se les informó con antelación que no alcanzarían las dosis y que hubo influyentismo de parte de las brigadas, que priorizaron a personas que no estaban en la fila.

"Obrador dijo claro, corrupción e influyentismo no, y nosotros nos dimos cuenta (…) por qué no respetaron el patrón del registro de todos los que vinieron a hacer fila. ¿Por qué no alcanzaron las vacunas? ¿Esas vacunas las aplicaron por influyentismo (…) a quién le vamos a reclamar? ¿Qué castigo va a haber?, porque es una burla (…) los están engañando, denle el mensaje a Obrador ¿o es o no es? ¿Por qué los señores servidores de la nación, para qué madres sirven, no estuvieron allá.

"Hubo gente del municipio, pero los servidores de la nación por qué no tienen un control, por qué engañan a la gente. ¡Maldita sea!", reclamó uno de los ancianos más indignados.