Muere un líder talibán tras lucha entre facciones en Afganistán

·2  min de lectura

Kabul, 15 may (EFE).- El número dos de la escisión liderada por el mulá Rasul del principal grupo talibán, Abdul Manan Niazi, murió debido a las heridas graves que sufrió en un enfrentamiento con la principal facción insurgente en el oeste de Afganistán, afirmaron este sábado fuentes oficiales.

El mulá Niazi falleció en un hospital afgano tras recibir múltiples heridas de bala en la cabeza, afirmó a Efe un alto funcionario que pidió el anonimato.

El portavoz del Consejo de Seguridad Nacional, Javid Faisal, se refirió en Twitter a la muerte de Niazi y reconoció la mayor apertura de la facción hacia la paz en el país.

"El todopoderoso Alá perdonará al Mulá Manan y guiará a otros (talibanes) por el camino correcto", dijo Faisal.

Los choques entre facciones talibanas tuvieron lugar el pasado jueves en la provincia occidental de Herat, al comienzo de un alto el fuego de tres días proclamado por la formación insurgente por el fin del Ramadán y secundado por el Gobierno.

Niazi pertenecía a la facción talibana encabezada por el mulá Rasul, escindida de la principal fuerza que comanda el mulá Haibatullah tras la noticia en 2015 de la muerte del fundador y líder de la formación insurgente, mulá Omar.

Esta escisión, con presencia en el norte y el noroeste del país asiático, ha debido hacer frente a continuos ataques durante años que se han cobrado la vida de cientos de combatientes de ambos campos.

Sin embargo, el campo del mulá Rasul ha permanecido neutral en la lucha entre la principal fuerza de los talibanes y el Gobierno afgano y ha evitado atacar a las fuerzas de seguridad en las zonas bajo su control.

Afganistán se encuentra en un momento crítico después del comienzo el pasado 1 de mayo de la retirada final de Afganistán de las tropas estadounidenses y de la OTAN.

Este proceso finalizará el próximo 11 de septiembre con motivo del 20º aniversario de los atentados en Estados Unidos que desencadenaron la ocupación de Afganistán.

La retirada de 2.500 efectivos estadounidenses y unos 7.000 militares de la OTAN se produce en el contexto de unas conversaciones de paz entre el Gobierno afgano y los talibanes, que poco a poco se han estancado sin haber logrado avances significativos hasta el momento a pesar de los esfuerzos internacionales.

(c) Agencia EFE