Abuso sexual. José Alperovich denunció que su sobrina fue "manipulada" por opositores para destruir su carrera política

Iván Ruiz

El exgobernador de Tucumán acusó a dirigentes opositores de impulsar la acusación en su contra

El exgobernador de Tucumán y senador nacional en uso de licencia José Alperovich, acusado de haber abusado sexualmente de una sobrina durante una campaña electoral, redobló la apuesta en los tribunales tucumanos: realizó hace unos días una contradenuncia en ese mismo expediente para señalar que la supuesta víctima -que lo acusa por violación- fue "manipulada" por un grupo de políticos locales para destruir su carrera.

El senador tucumano presentó a lo largo de su denuncia -de unas 250 páginas- pruebas del supuesto plan en su contra que incluyen chats de WhatsApp y fotos de la denunciante que -asegura- contradicen la versión de su sobrina sobre distintos hechos del presunto abuso sexual.

Alperovich denunció que la maniobra fue ideada por el diputado nacional Carlos Cisneros (Frente de Todos), el concejal local David Mizrahi y el abogado Gustavo Morales con el único fin de "arruinarlo para siempre".

La contradenuncia de Alperovich fue presentada a fines de enero en el mismo expediente que la supuesta violación, pero fue rechazada por el juez tucumano Facundo Maggio, que entendió que no era procedente que el mismo juzgado investigara los dos hechos. La defensa de Alperovich, a cargo de Mariano Cuneo Libarona, ya apeló el fallo y la Cámara de Apelaciones de Tucumán podría resolver mañana la situación, informaron fuentes judiciales a LA NACION.

Alperovich intentó probar en su denuncia que algunos de los hechos de abuso no tenían "coherencia" al contrastarlos con distintos chats, principalmente del teléfono de su hija, quien supuestamente era amiga de su sobrina. Entre el material visual que entregó, por ejemplo, se pueden ver fotos de Alperovich y su denunciante sonrientes en un vehículo, como prueba con la que pretende refutar las acusaciones de abuso sexual en los traslados durante la última campaña.

Otro de los chats que agregó al expediente señalan que la misma noche en que su sobrina denunció abusos en su departamento de Puerto Madero, en diciembre de 2017, ella le había pedido la contraseña del WiFi a su secretaria para mirar Netflix. "Es muy ridículo. No es coherente, lógico, viola las reglas del sentido común, el modo en que normalmente suceden las cosas y no es razonable si efectivamente ocurrió la situación traumática que manifestó", afirmó el exgobernador.

"Las víctimas no son somos culpables"

La sobrina de Alperovich le respondió ayer mediante un comunicado de prensa. "Me siento liberada, segura y tranquila", aseguró. Y sobre los chats presentados ante la Justicia, agregó: "Nadie puede saber qué siente una persona en esa situación: cada persona lo transita como puede, cuando puede, hasta donde puede. simplemente puede. Las víctimas de violencia sexual no somos culpables".

Mientras tanto, el caso judicial avanza con la declaración de testigos que formaron parte del equipo de campaña de Alperovich en la justicia tucumana. Por otro lado, la causa que tramita en la ciudad de Buenos Aires quedó a la espera de la realización de una pericia psicológica sobre la víctima, después de la polémica por la pericia psiquiátrica sobre la sobrina del senador que había ordenado el juez y que rechazaron los fiscales.