‘Abundante’ contaminación por pintura en los mares es una ‘amenaza ignorada’ para la fauna marina

·3  min de lectura

La pintura podría ser uno de los tipos de microplásticos más comunes en el océano y supone una amenaza “ignorada” para la vida marina, han advertido los científicos.

Según un estudio, es probable que los fragmentos tóxicos perjudiquen a un gran número de animales marinos en ecosistemas delicados.

Los investigadores que realizaron estudios en el Atlántico Norte calcularon que cada metro cúbico de agua de mar contenía una media de 0.01 escamas de pintura.

Descubrieron que el material era el segundo en abundancia después de las fibras microplásticas, cuya concentración se estima en unas 0.16 partículas por metro cúbico.

El análisis químico de parte de la pintura reveló altas cantidades de cobre, plomo y hierro, lo que podría suponer una amenaza adicional tanto para el océano como para muchas especies que viven en él y que ingieren las partículas.

Los barcos y las plataformas petrolíferas están cubiertos de pintura que los protege de la corrosión, pero puede desprenderse en el mar, donde mata la vida marina.

Hay entre 15 y 51 billones de partículas de microplásticos en el mar, según estimó un estudio de 2015, cifra que ha aumentado desde entonces.

Y al menos 8 millones de toneladas de plástico acaban en nuestros océanos cada año, según la UICN.

Leer más: Derrame de petróleo en California: ¿Qué causó la “catástrofe ambiental”?

Los grandes trozos de plástico asfixian a la fauna, se alojan en sus intestinos o los estrangulan.

Pero los microplásticos - fragmentos de menos de 5 mm de longitud - son los más inmediatamente mortales porque son más fácilmente ingeridos por las aves, los peces y los animales marinos.

También se encuentran en cápsulas de medicamentos, ropa y pasta de dientes.

El nuevo estudio, realizado por científicos de la Universidad de Plymouth y la Asociación de Biología Marina y publicado en Science of the Total Environment, descubrió que las escamas de pintura aparecían distribuidas más densamente en los mares de la plataforma del noroeste de Europa que en los océanos abiertos.

Su composición química coincidía con la pintura de los cascos y otros componentes de los barcos. En las zonas costeras, la pintura también puede proceder de las corrientes de agua de las carreteras, los edificios y los vertederos y emplazamientos industriales, señalaron los investigadores.

El uso de pinturas no tóxicas más respetuosas con el medio ambiente y la limitación de los aportes a los océanos serían de gran ayuda, añadieron.

Clare Ostle, del MBA y coautora del estudio, añadió: “ahora sabemos que los plásticos están en todas partes y que la mayoría de los organismos probablemente los ingieren, pero se sabe menos sobre lo perjudicial que puede ser esta ingestión”.

“Este estudio ha puesto de manifiesto que las escamas de pintura son una forma abundante de microplástico que no debe pasarse por alto, sobre todo porque algunas pueden tener propiedades tóxicas”.

El autor principal, Andrew Turner, profesor asociado de ciencias ambientales de la Universidad de Plymouth, dijo: “Las partículas de pintura han sido a menudo un componente ignorado de los microplásticos marinos, pero este estudio muestra que son relativamente abundantes en el océano. La presencia de metales tóxicos como el plomo y el cobre suponen un riesgo adicional para la fauna”.

Relacionados

Exposición a contaminación está relacionada con un mayor riesgo de hospitalización por COVID, según informe

Gaza lucha contra niveles de contaminación mortal mientras es obstaculizada por el conflicto continuo

Tribunal deroga la regla de la era Trump que permitía la contaminación de humedales y arroyos

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.