Abundan los buenos ilustradores en el país

*Mike Sandoval habla sobre su iniciativa Drink & Draw

Por Cristóbal Torres

México, 20 de marzo (Notimex).— Mike Sandoval es un ilustrador que desde muy joven comenzó a dibujar, “mis papás bromeaban que ya había nacido con mis crayolas porque desde siempre me ha gustado dibujar”. Debido a los buenos comentarios que recibía de su trabajo, y al apoyo de sus padres, se dio cuenta que era bueno en dicha actividad.

      Su padre estudió diseño gráfico durante algunos semestres, en su familia siempre hubo sensibilidad por el arte, ello le permitió que nunca dijeran que si se dedicaba al dibujo se iba morir de hambre, “mis padres nunca me dijeron que no; cuando les pedía material de dibujo, siempre me lo daban, es algo que he practicado y desarrollado toda mi vida”.

      Reconoce que en algún momento de su vida no supo si estudiar artes plásticas o diseño gráfico, “por las ideas que te mete la gente, pensé que me iba morir de hambre si elegía artes plásticas, entonces me fui por diseño; no me arrepiento en absoluto”.

      Mike Sandoval es fundador, junto con Mario Rodríguez, del Encuentro Drink & Draw, una jornada que reúne a diversos amantes del dibujo en un ambiente ameno y de convivencia. Todo comenzó cuando ambos ilustradores todavía trabajaban en agencias publicitarias.

      Recuerda que “nos juntábamos una vez a la semana con amigos a beber; como era entre semana, casi no había gente y nos dejaban poner música, llevábamos nuestras cosas para dibujar y nos aventábamos dos o tres horas platicando y dibujando”.

      Con el tiempo surgió la idea de darle más formato a esas reuniones y solicitaron permiso a la dueña del bar para realizar un evento con más personas. En cuatro años pasaron de tener 20 asistentes a un promedio actual de 300 interesados amantes de la ilustración.

 

Próxima reunión, cancelada

Con el crecimiento llegaron los patrocinadores y el interés de algunas marcas, eso les ha permitido darle más sustancia a los encuentros, “decidimos que no fueran los mismos de siempre sino tener invitados especiales”. Anteriormente lo hacían una vez al mes, “ahora lo llevamos a cabo cada dos o tres meses para darle más respiro al evento y así la gente tenga ganas de seguir yendo”. Su próxima reunión estaba pensada para el 24 de abril, sin embargo, por la actual contingencia sanitaria, el evento quedó pospuesto hasta nuevo aviso.

      Un largo camino tuvo que recorrer Sandoval para poderse ganar la vida haciendo lo que le gusta; al salir de la carrera se dedicó a realizar labores de diseño que no eran del todo satisfactorias, “luego trabajé en agencias de publicidad durante siete años” hasta que fue despedido. Ahí decidió que era momento de dedicarse a lo que quería: “ser ilustrador y vivir del dibujo”.

      Aun durante su etapa en agencias, él nunca dejó de dibujar y en ese lapso ya había hecho contacto con diversos clientes, “siempre busqué que mis dibujos fueran vendibles”, por eso al salir de las agencias “ya tenía algunos clientes; no fue un salto al vacío, ya tenía un plan de lo que quería hacer”.

Actualmente sigue en la búsqueda de un estilo, “no es que me sienta cómodo con lo que hago y ya no me quiera mover”. Como ilustrador, valora más los temas que la técnica, “el día de mañana, cuando ya no esté aquí, quiero que me recuerden más por las cosas de las que me gustaba hablar que por algún estilo gráfico en particular”.

      Considera que si de algo hay exceso actualmente en el país es de personas dedicadas a la ilustración, “pero no de cualquier tipo, sino excelentes; el nivel que hay en México no le pide nada a las grandes potencias; de entrada, el país siempre ha tenido una historia gráfica muy intuitiva y creo que de ahí nace una escuela enorme para todos los que nos dedicamos a esto”.

      Estima que una de las grandes ventajas de la ilustración es su versatilidad, “tengo amigos que se dedican a la ilustración de libros infantiles, el diseño editorial, trabajan con marcas o tienen su propia línea de ropa”. Para Sandoval la ilustración no se tiene que limitar a una agencia de publicidad, “donde sea que se necesite una mirada más personal y atípica, ahí hay un espacio ideal para cualquier persona que sea ilustradora”.

NTX/CTM/MBS