Un 'abuelo' y su 'nieto' se conocen tras adoptarse mutuamente durante la pandemia

·3  min de lectura

Adopta Un Abuelo es una asociación que lleva ya unos años de andadura conectando a ancianos que están solos con otras personas dispuestas ha hacerles compañía y darles conversación y cariño. Durante los primeros meses de la pandemia del coronavirus y el confinamiento, los mayores fueron el colectivo que más se vio afectado. Por la virulencia con la que el virus les afectó y por la soledad en la que se encontraron incluso los que tienen familia. Desde esta asociación apostaron por no perder el contacto y seguir fomentándolo a través de su línea telefónica. De ahí surgieron historias de amistad y cariño que ahora han comenzado a desvirtualizarse. 

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un post de Instagram no disponible por tus preferencias de privacidad

Según se puede leer en la web de Adopta Un Abuelo, a su fundador la idea le surgió en 2013. “Nace en Ciudad Real en enero de 2013 cuando Alberto (25) conoce a Bernardo (86), viudo y sin descendencia, que le confiesa que su mayor deseo es tener un nieto. Alberto le contestó ‘no te preocupes Bernardo que yo te adopto como abuelo’”, se puede leer en su historia. Adopta Un Abuelo se formalizó un año más tarde “con el objetivo de conectar generaciones y que todas las personas mayores del mundo se sientan escuchadas, acompañadas y queridas, mientras que los jóvenes aprenden sabiduría y valores durante las visitas”.

Su actividad desde entonces les ha valido reconocimientos, pero sobre todo, ha dado lugar a relaciones que van recogiendo a través de su blog o de los perfiles en redes sociales. En una entrada reciente, desde la asociación informan de que habían recuperado los encuentros presenciales entre voluntarios y abuelos después de más de un año de ausencia. 

“Todos somos conocedores”, comentaban, “de que la situación provocada por la COVID-19 desde el mes de marzo de 2020 provocó una situación de aislamiento general”. Para paliarlos en el caso de los ancianos solos apostaron por sustituir “las actividades presenciales y visitas a las residencias por un acompañamiento telefónico a través de nuestra plataforma de llamadas”. Y funcionó. 

Así, indican, “como resultado, durante este tiempo, son muchas las relaciones que se han creado de manera ‘telemática’ y, a través de las cuales, se han realizado miles de minutos de compañía a personas mayores en riesgo de soledad”.

Ahora que el avance del plan de vacunación y el levantamiento de las restricciones lo permiten, ha llegado la hora de ponerse cara en persona y han comenzado a producirse los primeros encuentros físicos entre ‘abuelos y nietos’. Begoña (Ciudad Real) y Félix (Badajoz), Rosalía (Barcelona) y Angie (Barcelona) y Carmen (Madrid) y María (Castilla-La Mancha) son tres ejemplos de ello.

Una de esas historias surgidas de un contexto tan duro y complicado como el de la pandemia es la de Pablo y su abuelo Enrique. Según cuenta Adopta Un Abuelo en su perfil en Instagram, ambos se conocieron en diciembre de 2020 y “hubo feeling desde la primera llamada”. Desde entonces no han pasado ni una semana sin hablar y ahora ya se conocen en persona.

Sobre ese encuentro, que la asociación ilustra con una foto de ambos protagonistas posando sonrientes en una terraza con la monumental catedral de Palma al fondo, ambos han contado “que fue como si se conocieran de toda la vida” y están “seguros de que repetirán muy pronto”.

EN VÍDEO | Un abuelo se reunió con sus nietos después de 7 meses de separación

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.