Absuelven a exjuez brasileño de CorteIDH de acusaciones de violencia machista

·2  min de lectura

Brasilia, 19 ago (EFE).- Un tribunal de apelaciones absolvió este jueves al jurista brasileño Roberto Caldas, quien integró la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CorteIDH) y había sido condenado en una instancia inferior por violencia machista contra su exesposa.

Por dos votos contra uno, la Primera Sala de lo penal del Tribunal de Justicia del Distrito Federal de Brasilia decidió anular, por falta de pruebas, la sentencia de cinco meses de prisión que una jueza de primera instancia le impuso en septiembre de 2020.

Caldas era acusado de agredir y amenazar a Michell Marys, con quien mantuvo una "unión estable" durante trece años, aunque la condena desestimó la mayoría de los cargos y sólo le castigó por los delitos de amenaza y tentativa de constreñimiento ilegal.

Las denuncias fueron interpuestas por su exesposa en 2018, lo que en mayo de ese año llevó a Caldas a renunciar a su mandato como juez de la CorteIDH para centrarse en su defensa para el caso.

La defensa de Marys calificó de "sorprendente" la absolución de Caldas y manifestó su "incredulidad", pues el juez instructor del caso "destacó la enormidad de las pruebas existentes para la manutención de la condena".

Sin embargo, los otros dos magistrados de la sala, "a pesar de haber reconocido la autoría y materialidad de los hechos", optaron -remarcaron los abogados de Marys- por darle "el beneficio de la duda" al imputado, pues consideraron que "las pruebas no serían suficientes para condenarlo".

"Fue absuelto por un tecnicismo", subrayaron.

Por su parte, Caldas dijo en declaraciones enviadas a los periodistas que recibió con "alivio" y "serenidad" la sentencia de absolución y remarcó que fue "muy difícil" convivir estos tres últimos años con una "injusta condenación social" basada en "apariencias".

Esta semana, el diario O Globo reveló que la Policía Civil presentó cargos contra Marys y otras dos mujeres por supuestas denuncias falsas de acoso sexual.

Cuando el escándalo salió a la luz, Caldas representaba a Brasil en la Corte Interamericana de Derechos Humanos, un órgano autónomo de la Organización de los Estados Americanos (OEA) con sede en Costa Rica y que juzga denuncias sobre temas relacionados con los derechos humanos.

Postulado por el Gobierno brasileño, la OEA lo eligió en 2012 para un mandato que comenzó en 2013 y debió concluir a finales de 2018. Además, presidió la Corte entre 2016 y 2017.

El magistrado desarrolló toda su carrera en las áreas de derechos humanos, laboral y de combate al trabajo esclavo y fue miembro de la Comisión de Ética Pública de la Presidencia de Brasil entre 2006 y 2012.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.