Absuelto un sacerdote de Granada acusado de abusos a menores

Un sacerdote de Granada ha sido absuelto del delito de abusos a menores, según una sentencia conocida el martes sobre un mediático caso que acaparó titulares hace tres años cuando el denunciante escribió una carta al papa Francisco explicándole su caso. En la imagen, el arzobispo de Granada, Francisco Javier Martínez, y varios sacerdotes se postran ante el altar de la catedral de Granada pidiendo perdón por los supuestos abusos, el 23 de noviembre de 2014. REUTERS/Pepe Marín

MADRID (Reuters) - Un sacerdote de Granada ha sido absuelto del delito de abusos a menores, según una sentencia conocida el martes sobre un mediático caso que acaparó titulares hace tres años cuando el denunciante escribió una carta al papa Francisco explicándole su caso.

La sentencia de la Audiencia de Granada considera que el testimonio del joven que dijo que había sufrido abusos del sacerdote cuando era menor, a principios de la década de 2000, no tiene la suficiente "convicción" y contiene aspectos "inverosímiles".

"Se ha puesto de relieve la inconsistencia del relato del acusador particular", dijo el tribunal.

"La absolución del procesado se basa no solo en la falta de pruebas contra el mismo sino, también y a consecuencia de ello, en la falta de convicción que el testimonio de la presunta víctima nos causa, resultando de su relato aspectos absolutamente inverosímiles", añadió el tribunal.

Además del denunciante, la Fiscalía también acudió al juicio como parte acusadora aunque al término del proceso se retiró y pidió la absolución del sacerdote encausado.

Según informaron varios medios en su momento, el papa Francisco habría llamado a la víctima tras recibir la carta que contenía su testimonio para animarle a denunciar los hechos, algo que hizo en 2014.

Aunque tras la denuncia se produjeron varias detenciones, tanto de religiosos como de seglares, finalmente el tribunal acordó juzgar al sacerdote ahora absuelto ante la prescripción de los delitos de los que se acusaba al resto.

El arzobispado de Granada retiró de sus funciones al prelado absuelto y al resto de personas que se vieron salpicadas por el caso cuando se hizo público y abrió una investigación de la que apenas se han conocido resultados por el carácter confidencial de la misma.