Absolución de Pell no debe desalentar a víctimas de pederastia, dice testigo

Agencia EFE

Sídney (Australia), 8 abr (EFE).- Las víctimas de pederastia no deben desalentarse tras la absolución ayer en Australia del cardenal George Pell de la acusación de abusar sexualmente a dos menores en la década de 1990, declaró este miércoles el hombre que llevó al banquillo al religioso.

El Tribunal Superior, la máxima instancia judicial de Australia, revirtió el martes la condena impuesta a Pell a seis años de cárcel por cinco cargos de abusos sexuales a menores, incluyendo la penetración oral, al considerar que las pruebas condenatorias "no establecieron la culpabilidad con el nivel de prueba requerido".

El testigo J, cuyo testimonio fue la base del proceso contra el cardenal de 78 años, dijo que si bien respeta la decisión judicial, "es difícil que se satisfaga a un tribunal criminal en asuntos sobre abusos sexuales a menores de que la ofensa ocurrió más allá de la sombra de la duda".

"Entiendo porqué los casos criminales deben ser probados más allá de la duda razonable, pero el precio que pagamos por el peso del sistema en favor del acusado es que muchas ofensas sexuales contra los menores no son castigadas", manifestó el testigo J en un comunicado divulgado por su abogada Vivian Waller.

J, quien denunció al exministro de Finanzas del Vaticano por haber abusado de él y de otro menor de 13 años en la catedral de St Patrick's en Melbourne en 1996 y 1997, expresó que "detestaría pensar que el resultado de este caso desalentaría a (las víctimas) a reportar (los abusos sexuales a menores) a la Policía".

"Quiero asegurar a los sobrevivientes de abusos sexuales que la mayoría de las personas reconoce la verdad cuando la escucha y saben que es verdad cuando lo miran a la cara. Eso me satisface", enfatizó.

El cardenal, quien ayer recuperó su libertad, había sido hallado culpable en diciembre de 2018 por unanimidad por un jurado popular en un segundo juicio, dado que el primero fue anulado por desacuerdos entre sus miembros, lo que abrió paso a su sentencia de seis años de prisión.

En su primera apelación, en agosto pasado, dos de los tres jueces del Tribunal Supremo del estado de Victoria ratificaron la condena.

Pero durante el segundo recurso, los magistrados de la máxima instancia judicial del país remarcaron ayer que el análisis de los jueces "no se ocupó de la cuestión de si seguía existiendo una posibilidad razonable de que el delito no se hubiera producido".

En este caso Pell argumentaba ante el Tribunal Superior que los dos jueces del Supremo aplicaron mal el criterio jurídico, causando un error judicial, según un artículo publicado en la revista de análisis The Conversation que indica que Pell ganó el último proceso por un tecnicismo legal.

(c) Agencia EFE