Elecciones de Irak se ven empañadas por boicot y apatía

·3  min de lectura

BAGDAD (AP) — Los iraquíes acudieron a votar el domingo en unas elecciones parlamentarias realizadas meses antes de lo previsto y en concesión a un levantamiento popular liderado por los jóvenes contra la corrupción y la mala gestión.

Sin embargo, los comicios estuvieron marcados por apatía generalizada y un boicot por parte de muchos de los jóvenes activistas que llenaron las calles de Bagdad y de las provincias sureñas de Irak a finales de 2019. Decenas de miles de personas participaron en las protestas masivas y se enfrentaron a fuerzas de seguridad, que les dispararon balas y gas lacrimógeno. Más de 600 personas fallecieron y miles resultaron heridas en unos cuantos meses.

Aunque las autoridades cedieron y convocaron a elecciones anticipadas, la cifra de muertes y la dura represión, así como una serie de asesinatos selectivos, provocaron que la gente que participó en las protestas llamara a boicotear las elecciones.

Los centros de votación cerraron a las 6 p.m. tras una jornada electoral de 11 horas. Se prevé que la entrega de resultados se efectúe en las próximas 24 horas, de acuerdo con el órgano independiente que supervisa los comicios de Irak. Pero es muy probable que las negociaciones para elegir un primer ministro que forme un gobierno se prolonguen durante semanas o meses.

Las elecciones fueron las sextas que se llevan a cabo desde la caída de Saddam Hussein tras la invasión a Irak encabezada por Estados Unidos en 2003. Muchas personas se mostraron escépticas de que los candidatos independientes del movimiento de protesta tuvieran una oportunidad ante los partidos y políticos bien arraigados, muchos de ellos respaldados por poderosas milicias armadas.

Minutos después de que cerraran las casillas hubo un espectáculo de fuegos artificiales organizado por el municipio de Bagdad en la emblemática plaza de Tahrir, donde los manifestantes colocaron tiendas de campaña durante varios meses a partir de octubre de 2019. Las protestas perdieron fuerza en febrero del año siguiente debido a las medidas de seguridad y, posteriormente, por la pandemia de coronavirus.

En la actualidad la plaza está mayormente vacía. El país enfrenta enormes problemas económicos y de seguridad, y, aunque la mayoría de los iraquíes quieren un cambio, pocos esperan que vaya a suceder como resultado de las elecciones.

Muna Hussein, maquilladora cinematográfica de 22 años, dijo que boicoteó los comicios porque no le parecía que hubiera un entorno seguro, “con armas sin control por todas partes”, en referencia a las milicias, principalmente chiíes, respaldadas por el vecino Irán.

“En mi opinión, no es fácil realizar elecciones libres e imparciales bajo las circunstancias actuales”, comentó.

Amir Fadel, un vendedor de automóviles de 22 años, no estuvo de acuerdo. “No quiero que las mismas caras y los mismos partidos regresen”, señaló luego de emitir su voto en el distrito de Karradah, en Bagdad.

El primer ministro de Irak, Mustafa al Kadhimi, cuya probabilidad de obtener un segundo mandato se verá determinada por los resultados de las elecciones, exhortó a los iraquíes a acudir a las urnas en grandes números.

“Salgan y voten, y cambien su futuro”, dijo Al Kadhimi, repitiendo la frase “salgan” tres veces antes de emitir su voto en una escuela de la fortificada Zona Verde de Bagdad, que alberga embajadas extranjeras y oficinas gubernamentales.

De acuerdo con las leyes de Irak, el ganador de los comicios del domingo elegirá al próximo primer ministro del país, pero es improbable que alguna de las coaliciones que compiten pueda asegurar una mayoría clara. Eso requerirá un largo proceso de negociaciones para elegir a un premier por consenso y llegar a un acuerdo en un nuevo gobierno de coalición.

___

El periodista de The Associated Press Abdulrahman Zeyad contribuyó a este despacho.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.