Que se abran fronteras, el mayor deseo de migrantes

CIUDAD JUÁREZ, Chih., diciembre 31 (EL UNIVERSAL).- Los deseos de Año Nuevo más comunes para muchas personas son el amor, dinero y la salud, pero para los migrantes que están varados en la frontera de Ciudad Juárez, su anhelo más grande para este 2023 es que su vida cambie y logren ingresar a Estados Unidos.

Sin importar la nacionalidad, al preguntarles cómo se ven el próximo año y cuál sería su mayor deseo, su respuesta es la misma: que la frontera se abra y se les permitan pasar, para comenzar con su una nueva vida.

"Mi deseo es estar en Chicago"

Arnuel tiene 31 años, es originario de Venezuela y el miércoles 28 de diciembre llegó a Juárez con la intención de cruzar el río Bravo, pero se quedó varado, debido a que el Título 42 para personas de su país sigue activo y la frontera está blindada por la Guardia Nacional de Estados Unidos.

Por ahora su hogar son las banquetas de la colonia Bellavista, la cual está a unos pasos de la frontera entre Ciudad Juárez y El Paso, Texas.

"Mi mayor deseo para este 2023 no es otro que es estar en Chicago, trabajar, cumplir mi sueño, que es ayudar a mi familia. Por eso sale uno, para progresar, porque el país de Venezuela está pasando por una situación bastante difícil. Uno no sale por deporte o por turismo, sino para superarse", cuenta Arnuel a EL UNIVERSAL.

Sentado sobre la banqueta de una de las calles de dicha colonia, asegura que aún y con las bajas temperaturas y las pocas esperanzas que existen para ellos, esperarán a que el gobierno de los Estados Unidos les dé otra respuesta respecto a su situación migratoria, por lo que si tiene que vivir así durante el 2023 lo soportaría si eso le garantiza un mejor futuro.

"Pedimos sólo una cosa para este 2023: entrar a los Estados Unidos. Tengo 4 meses en México, apenas llegué a Juárez, a la frontera y aquí estamos esperando respuesta. Ese sería el mejor regalo de Año Nuevo: una respuesta".

"Quiero un 2023 con trabajo en los EU"

En una situación similar está Armando quien llegó la última semana de diciembre con 300 pesos a Ciudad Juárez, los cuales gastó en una noche de hotel para después salir a las calles y buscar cruzar la frontera.

El hombre de 41 años y originario de Venezuela, se topó con el blindaje de las autoridades americanas, por lo cual no le quedó de otra que pasar el Año Nuevo en la calle como muchos de sus connacionales.

"Yo salí el 2 de octubre de mi hogar, de mi casa, de mi país. Salí porque no tenía nada más que ofrecerle a mis hijos. Ya van casi tres meses y me topo con que no puedo pasar, pero yo estoy aferrado a que algo va a pasar y vamos a poder cruzar", cuenta en entrevista.

Para llegar a México, Armando pasó la selva de Darién, se topó con adversidades y abusos en México hasta llegar a Juárez, por lo cual su único deseo este 2023 es que se abran las fronteras y tener un trabajo en la unión americana.

"Mi único deseo es tener un trabajo de aquel lado, en Estados Unidos y mandarle dinero a mis hijos para todo lo que necesitan, por todas esas carencias que se viven en Venezuela", relata.

Sin dinero, sin un lugar donde quedarse, Armando asegura que seguirá aferrado a Dios, hasta que el gobierno de Estados Unidos les dé la oportunidad de llegar a pedir el asilo y así lograr el sueño americano.

"Mi deseo sería regresar a Guatemala, pero tuve que migrar"

"La verdad yo quiero trabajar duro en Estados Unidos el 2023 para regresar a Guatemala. Me gustaría que las condiciones en mi país fueran distintas para regresar", dice 'Luis' de 18 años y quien en su país laboraba en una funeraria.

El joven migró de Guatemala junto con su mamá, por lo que ambos pasaron por diversas situaciones que los pusieron en riesgo hasta poder llegar a Juárez.

Para él, Estados Unidos es una esperanza para luchar y poder salir adelante y así regresar a su país, del cual asegura el no de deseaba salir aún.

Ahora ambos esperan en los albergues de la frontera una respuesta para tomar una decisión sobre si regresan o no a su país de origen.

Su madre Erika, de 34 años, cuenta que al igual que su hijo su deseo este 2023 es estar en Estados Unidos, para sacar adelante a su familia.

"En mi país hay mucha delincuencia, no hay trabajo, los alcaldes se embolsan todo el dinero del trabajador y por eso muchas personas de todos los países migran", acusa.

Ellos llegaron en tren hasta esta localidad y permanecen en las calles y albergues de las colonias cercanas al río Bravo, ya que esperan cualquier oportunidad que les permita entregarse a la Patrulla Fronteriza.

"Dennos a los migrantes la oportunidad de pasar, con un día que nos dejen pasar, con eso podemos entrar parar tener un trabajo y poder hacer que esto valga la pena".

En Ciudad Juárez inicia el 2023 con más de 2 mil personas migrantes de diversas nacionalidades viviendo en albergues, más otros miles de migrantes venezolanos que habitan en las calles y están a la deriva en espera de que Estados Unidos elimine el Título 42.