"El aborto no debe ser agenda electoral", dice la Arquidiócesis de Managua

·3  min de lectura

Managua, 13 may (EFE).- La Comisión de Justicia y Paz de la Arquidiócesis de Managua dijo este jueves que el aborto, una figura que está prohibida en el Código Penal desde 2006, no debe ser tema de agenda electoral para los comicios generales convocados para el 7 de noviembre próximo.

"Recordemos que el aborto no debe ser agenda electoral porque la vida humana no se negocia, se defiende y se promueve", indicó la diócesis de Managua en un mensaje dirigido "a los fieles católicos y personas de buena voluntad".

La archidiócesis de Managua consideró "oportuno recordar" que "frente a las corrientes actuales que apoyan el aborto, la eutanasia, la pena de muerte", corrientes que no mencionó, "el derecho a la vida es el primero de los derechos humanos".

"Y que desde el momento de la concepción existe un niño, un ser humano que tiene derecho a vivir: derecho que debemos no solo respetar, sino promoverlo y defenderlo", agregó.

LOS DD.HH. NO SON "ASUNTOS RELIGIOSOS"

A juicio de la comisión de esa diócesis, los derechos humanos no son "asuntos religiosos", sino derechos inherentes a la naturaleza humana, y tampoco "una concesión ni regalo que da el Estado".

"Estos derechos comienzan con el derecho a la vida, por tanto, el aborto procurado es un crimen y violación al fundamental derecho de vivir donde se basan todos los otros derechos", señaló.

Asimismo, manifestó que "el aborto es un crimen abominable que construye la cultura de la muerte" y que los cristianos, desde la perspectiva de la fe, deben ser fieles a los sagrados mandamientos de Dios, uno de los cuales dice "clara e inequívocamente, 'no matarás'".

"Somos llamados a defender la vida de todos, especialmente de los más débiles, entre los cuales los primeros son los niños por nacer que desde el vientre de su madre existen como personas", continuó.

LA CONTROVERSIA

En la víspera, el aspirante opositor a la Presidencia George Henríquez Cayasso dijo a Efe que el aborto, la diversidad sexual, el feminismo, el matrimonio gay o la fe cristiana dividen a la oposición de Nicaragua y hacen difícil una coalición amplia para las elecciones generales de noviembre.

Estas diferencias "silenciosas" son más grandes que el interés de la oposición en evitar una nueva reelección del presidente Daniel Ortega, según este aspirante, que destaca por ser treinteañero, afrodescendiente y de ideas abiertas.

Los partidos de centroderecha han advertido que no se unirán con grupos "que no respeten la vida", no compartan la fe católica o tengan su origen en la guerrilla marxista-sandinista.

Los partidos que han establecido reglas "morales" e "ideológicas" similares son el Partido Liberal Constitucionalista (PLC) el Partido Conservador (PC), y Ciudadanos por la Libertad (CxL).

En cambio, en el lado opuesto están el Partido Restauración Democrática (PRD), de perfil cristiano protestante, y el organismo Unidad Nacional Azul y Blanco, integrada por personas sin afiliaciones políticas, ONG, incluidas feministas y disidentes sandinistas.

El Gobierno de Ortega se ha declarado a favor de la penalización del aborto terapéutico y el oficialista Frente Sandinista de Liberación Nacional controla el Parlamento.

En el contexto de la campaña por las elecciones presidenciales de 2006, la Asamblea Nacional (Parlamento) aprobó las peticiones de las Iglesias católica y evangélica para prohibir el aborto terapéutico.

Hasta ese momento la legislación facultaba a practicar este tipo de interrupción del embarazo si era "determinado científicamente, con la intervención de tres facultativos, por lo menos, y el consentimiento del cónyuge o pariente más cercano a la mujer".

(c) Agencia EFE