Aborto. Un obispo cercano al Papa pide defender los "derechos humanos" del "niño por nacer"

LA NACION
·2  min de lectura

El arzobispo de La Plata, monseñor Víctor Manuel "Tucho" Fernández, aseveró hoy que "nunca se defenderán hasta el fondo los derechos humanos si se los negamos a los niños por nacer", en la primera expresión de la Iglesia contra el proyecto de legalización del aborto luego de que el Gobierno lo enviara al Congreso.

Fernández presidió este jueves el tradicional tedeum por los 138 años de la fundación de la Ciudad de La Plata, donde abogó por los derechos humanos del niño por nacer.

A la ceremonia asistieron el intendente de la ciudad de La Plata, Julio Garro; el secretario de Gobierno municipal, Marcelo Leguizamón; la presidenta del Concejo Deliberante, Ileana Cid y el ministro de Justicia y Derechos Humanos bonaerense, Julio Alak, entre otras autoridades.

Aborto: "Sin Cristina no se puede aprobar la ley", dicen en la Rosada, pero ella no da señales

En la homilía, el arzobispo platense recordó que el papa Francisco "propone la apertura universal del amor, que no es tanto la relación con otros países, sino la actitud de abrirse a todos, incluyendo a los diferentes, a los últimos, a los olvidados, a los abandonados" y puntualizó: "Toma como gran símbolo la figura del buen samaritano, que vio a un enemigo suyo tirado en al camino, abandonado por todos, y supo bajarse de su caballo, curarlo y cuidarlo".

Monseñor Fernández insistió en advertir que "entre los descartados de una sociedad que discrimina, excluye y olvida están los niños por nacer".

El proyecto de ley para la Interrupción Voluntaria del Embarazo (ILE) establece que "las mujeres y otras personas con identidades de género con capacidad de gestar" tienen derecho a practicarse un aborto hasta la semana 14 del proceso gestacional.

"La circunstancia de que todavía no se hayan desarrollado plenamente no les quita nada de su dignidad humana. Por eso, nunca se defenderán hasta el fondo los derechos humanos si se los negamos a los niños por nacer", aseveró este jueves el arzobispo Fernández.

"Que Dios nos ayude a que en esta ciudad construyamos cada vez más una sociedad inclusiva, donde todos puedan vivir dignamente, donde todos tengan la posibilidad de trabajar, ganar el pan para sus hijos y desarrollarse en plenitud", concluyó.

"Nada le hace perder su dignidad humana. Ninguna circunstancia debe colocarse por encima de este principio fundamental, no hay contexto alguno que disminuya o anule esa dignidad. Si esto se olvida, es imposible sostener la fraternidad humana", afirmó.

NOTICIA EN DESARROLLO...