Abordan vuelos sin sana distancia

·3  min de lectura

Karla Rodríguez

CIUDAD DE MÉXICO, marzo 27 (EL UNIVERSAL).- Los pasajeros portaban maletas, salvavidas, sombreros, sandalias, lentes, caretas y cubrebocas, pero olvidaron tomar una de las medidas que, hasta el momento, la Organización Mundial de la Salud (OMS) y las autoridades mexicanas han dicho que salva más vidas: la sana distancia.

Por los pasillos del Aeropuerto Internacional Benito Juárez de la Ciudad de México (AICM), desfilaron la tarde de de este viernes, familias completas, parejas y personas solas, algunos hasta llevaron a sus mascotas, todos con la esperanza de abordar un vuelo que los lleve a algún destino turístico para pasar las vacaciones de Semana Santa.

"A todos los pasajeros se les recuerda que dentro de las instalaciones el uso del cubrebocas es obligatorio, también se recomienda el uso de gel antibacterial, el lavado constante de manos, así como guardar la sana distancia, ayúdanos a detener la propagación del Covid-19", se les pide por el altoparlante.

"El día de ayer cerramos con 65 mil usuarios, hoy ya se rompió ese récord, si tendríamos que hacer un estimado, cerraremos como en 75 mil. Como autoridades tenemos a personal que nos ayuda a recordarles que hay que guardar sana distancia, pero a veces es un poco complicado", señalaron autoridades del aeropuerto.

En un recorrido que realizó EL UNIVERSAL por las instalaciones del AICM, se constató que al menos hay un total de 15 personas con chalecos amarillos y naranjas, entre ellos se observan a los becarios del programa Jóvenes Construyendo el Futuro, apoyando a recordar a los pasajeros que tienen que mantener la sana distancia, que debido a la cantidad de gente era casi imposible guardar.

Los destinos preferidos por los usuarios eran los de playa; "pasajeros con destinos a Cancún, Acapulco y Tijuana, favor de abordar", voceaban en las terminales en las que las filas parecían interminables, algunas personas usaban sus maletas para imponer un poco de distancia entre cada uno, pero el esfuerzo parecía poco, ya que, por temor a perder su vuelo, la gente no permitía tener un espacio ni de medio metro.

"La gente no respeta las medidas para evitar contagiarse de Covid-19, no hemos aprendido a respetarlas, pero estoy viendo que las autoridades, personas de la Profeco [Procuraduría Federal del Consumidor] de aquí, nos están ayudando mucho para agilizar el flujo de las personas, para evitar tanto contagio, porque hay bastante gente", afirma Bárbara Tellez, sobrecargo de Volaris, y quien esperaba en una larga fila con su familia.

Bárbara notó que el aislamiento por la pandemia afectó directamente a su fuente de trabajo, pero sabe que todo depende de la ciudadanía para poder frenar los contagios. Señala que es bueno que se esté reactivando la industria, optimista espera que la afluencia de personas en los aeropuertos no desate una tercera ola de contagios, puesto que tanto el aeropuerto, como las aerolíneas están tomando medidas de bioseguridad.

"Vaya a su casa"

"Vaya a su casa, es lo más recomendable, usted salió positivo y tiene que estar en aislamiento", le dijo a Alfredo una señorita envuelta en un traje quirúrgico en el módulo Covid-19 que está afuera del aeropuerto.

Alfredo acababa de regresar de vacaciones, de un destino con playa el cual no quiso revelar, pero afirmó que guardó todas medidas antes y durante su viaje, no quiso esperar a llegar a casa o tener contacto con su familia, pagó 700 pesos por la prueba y dio positivo.