Abogados de víctimas de Surfside prometieron ofrecer descuentos. ¿Recibirán $100 millones?

·13  min de lectura

En una sala repleta de gente el verano pasado, mientras los equipos de rescate seguían sacando restos humanos entre los escombros tras el derrumbe de una torre de apartamentos en Surfside, un juez de Miami-Dade declaró que la tragedia “no iba a ser tratada como algo normal” y dio un ultimátum a una multitud de experimentados abogados que representaban a las afligidas familias.

El juez de circuito Michael Hanzman estableció sus exigencias para los abogados, que normalmente cobran un tercio de los daños como honorarios en un caso catastrófico de tal magnitud: Él cubriría sus gastos, pero debían aceptar trabajar gratis por su cuenta y riesgo sin “ninguna garantía de pago ni derecho legal a recibirlo”. Dependiendo del resultado de la demanda, el juez sugirió que podría aprobar algunos honorarios basados en su trabajo por hora.

En menos de un año, los equipos jurídicos llegaron a dos acuerdos de conciliación separados en el complejo y emocionalmente difícil caso de la demanda colectiva de Champlain Towers South: uno para los propietarios de los condominios por $96 millones en pérdidas de propiedad y un segundo sorprendentemente grande para las familias de las víctimas por $1,000 millones en reclamaciones por muerte y lesiones. Ahora, la factura legal debe ser presentada el domingo y se espera que sea de hasta $100 millones, dicen fuentes al Miami Herald.

Un profesor de Derecho con experiencia en demandas colectivas dijo que la parte potencial de los abogados en el acuerdo de conciliación de muerte por negligencia, aproximadamente el 10%, parecería “común” en un caso de esta magnitud. Pero su posible parte no les parece bien a algunos sobrevivientes, que no van a recibir ni un centavo del acuerdo de conciliación de $1,000 millones porque solo perdieron sus condominios y pertenencias personales, no a sus seres queridos.

Al final, docenas de abogados pudieran acabar recibiendo una parte mayor del pago global que la que recibirían los 136 propietarios de los condominios, dijo Alberto Manrara, propietario del apartamento 1201, al juez durante una audiencia celebrada en mayo.

“Su Señoría, la justicia aquí requiere que los propietarios no reciban menos de la compensación que lo que usted podría conceder a los abogados, por mucho que hayan trabajado y por mucho que tengan derecho a ello”, dijo Manrara, quien calificó la demanda colectiva de el caso “legado” de la carrera de Hanzman. “Se dice en la calle que la indemnización será probablemente de $100 millones, $100 millones para los abogados y $96 millones para los propietarios. No parece correcto y no parece justo”.

El juez Michael Hanzman habla en la corte en mayo después de que se anunciara un acuerdo de conciliación por $1,000 millones para las víctimas del derrumbe de Surfside.
El juez Michael Hanzman habla en la corte en mayo después de que se anunciara un acuerdo de conciliación por $1,000 millones para las víctimas del derrumbe de Surfside.

Un abogado designado para hablar en nombre del equipo de abogados que presentó la demanda colectiva por negligencia declinó hacer declaraciones sobre sus honorarios para este artículo. Hanzman, ex abogado de demandas colectivas, pudiera pronunciarse sobre su petición a finales de este verano. Sin embargo, se opuso a lo que dijo Manrara en la audiencia del 24 de mayo.

Como ha hecho repetidamente en el pasado, el juez defendió a los abogados de los demandantes, diciendo que “eran los mejores y los más brillantes de esta comunidad” que “dieron un paso adelante para ser servidores públicos” con “sacrificio financiero”, añadiendo que “arriesgaron su tiempo” e “hicieron un trabajo notable” en un año desde el colapso.

Hanzman dijo que un caso de demanda colectiva tan complejo, con tantas víctimas, demandados y compañías de seguros, normalmente se alargaría durante un decenio y que un tercio del acuerdo de conciliación total se reservaría habitualmente para los abogados de los demandantes. “Así que, sea lo que sea lo que reciban los abogados en este caso”, dijo el juez, “al final será mucho menos de lo que habrían conseguido en el mercado privado”.

Pero Hanzman se guardó sus palabras más duras para el análisis de Manrara sobre los posibles honorarios legales en el segundo mayor acuerdo de conciliación de demanda colectiva en la historia de la Florida.

‘Se dice en la calle’

“En primer lugar, no baso mis decisiones en nada de lo que se dice en la calle”, dijo el juez. “Estos abogados se presentaron a petición mía y aceptaron tomar este caso con un acuerdo de honorarios totalmente inusual. ... No sé qué pedirán los abogados. ... [Pero] todas las víctimas tendrán derecho a ser escuchadas y yo tomaré una decisión, no basada en lo que se dice en la calle, no basada en la percepción de mi legado, no basada en nada excepto en lo que hicieron en este caso. ¿De acuerdo?”

Manrara, aparentemente sacudido por los comentarios mordaces del juez, se disculpó.

Desde el inicio de la demanda colectiva, el objetivo de Hanzman ha sido como un mantra: Garantizar que las familias de las 98 personas que murieron y los 136 propietarios que perdieron sus condominios recuperaran la mayor cantidad de dinero posible lo antes posible. El juez había dejado en un segundo plano la delicada cuestión de las posibles indemnizaciones legales debido a la gravedad de la tragedia.

Pero lo que aumentó las tensiones en las últimas semanas es el inesperado acuerdo de conciliación de $1,000 millones con el conjunto de demandados y sus aseguradoras en la demanda colectiva por homicidio culposo. Nadie era optimista sobre la posibilidad de alcanzar esa cifra astronómica. De hecho, cuando se anunció a mediados de mayo, cerca de la mitad de los propietarios de condominios de Champlain South exigieron que se aumentara sustancialmente el acuerdo original de $83 millones por las pérdidas de sus unidades. Hasta cierto punto, se impusieron, obteniendo del juez $13 millones más.

Todos los honorarios legales del acuerdo de conciliación por homicidio culposo, que recibió la aprobación preliminar a finales de mayo por parte de Hanzman, saldrían de los $1,000 millones por concepto de daños y perjuicios que deberán pagar varios urbanizadores, contratistas, ingenieros, una empresa de seguridad y compañías de seguros. Se espera que el juez apruebe definitivamente el acuerdo de conciliación el 23 de junio, un día antes del aniversario de la tragedia, pero su decisión sobre los honorarios de los abogados llegará más tarde en el verano.

El juez ya aprobó una parte mucho menor del acuerdo de conciliación inicial de $96 millones por pérdidas materiales: $750,000 en honorarios de abogados, lo que representa menos del 1% del pago total. Ese dinero, que se distribuirá entre los propietarios de los condominios en función del valor de cada unidad, procederá de la cobertura del seguro y, en parte, de la venta de los casi dos acres de terreno frente al mar por $120 millones a un urbanizador del Medio Oriente.

Aunque algunos propietarios de unidades de Champlain han criticado que los abogados cobren honorarios sustanciales, las familias que perdieron tanto condominios como parientes en el derrumbe parecen más receptivas a la idea. Sin embargo, algunos son cautelosos en sus comentarios porque el juez aún debe decidir cuánto va a recibir cada víctima por concepto de indemnización,

“Es una decisión difícil por todo aquello que se ha dicho desde el principio del caso, pero el juez decidirá lo que se debe pagar a los abogados”, dijo Pablo Langesfeld, padre de Nicole, de 26 años, una joven y prometedora abogada que murió en el derrumbe junto con su esposo, Luis Sadovnic, de 28 años.

“Trabajaron sin parar, e hicieron un trabajo excelente”, dijo Langesfeld al Herald. “Gracias a ellos, las víctimas consiguieron un acuerdo de conciliación de $1,000 millones. Al fin y al cabo, todos, desde las víctimas hasta los abogados, deben ser compensados. Y, por supuesto, también creemos que debe hacerse justicia”.

La tarea de repartir los $96 millones de indemnización por pérdida de propiedad —que coincide con el valor del tasador independiente para las 136 unidades de Champlain South— será sencilla. Se basa en el valor de cada unidad. La simple división arrojaría un pago promedio de unos $705,000 por unidad.

La tarea de dividir los $1,000 millones del acuerdo de conciliación de muerte por negligencia para las víctimas de Champlain Towers South —menos los posibles $100 millones en honorarios legales de los abogados— será mucho más desalentadora. Si se hiciera estrictamente sobre la base de dividir esa cifra entre las 98 personas que murieron en la tragedia, el pago individual promedio sería de unos $9.2 millones. Pero no se hará así.

El cálculo del valor de la vida de cada víctima, incluyendo factores como edad, ocupación, ingresos y esperanza de vida, lo decidirá el juez este verano al revisar cada reclamación de indemnización. Las víctimas de Champlain South tenían edades muy diferentes, desde una niña de 1 año, Aishani Patel, que pereció junto a sus padres, Vishal y Bhavna Patel, hasta una jubilada de 92 años, Hilda Noriega. Las víctimas trabajaban en los sectores médico, inmobiliario, bancario, la banca, la moda y muchos otros. Algunos eran estudiantes, otros recién casados y muchos eran jubilados.

Equipo de liderazgo de los demandantes

Al principio de la demanda colectiva de Champlain South, 32 abogados de 17 bufetes que representaban a las víctimas formaron grupos de liderazgo para gestionar el caso de negligencia contra más de 25 demandados, desde la asociación de condominio de Champlain South hasta urbanizadores, contratistas y otras partes, incluido el proveedor de seguridad de Champlain South. El equipo de los demandantes se encargó de los alegatos judiciales, las declaraciones y las negociaciones con las compañías de seguros y los abogados de los demandados.

Los copresidentes del equipo de demandantes, los abogados Rachel Furst y Harley Tropin, que trabajaron de tiempo completo en el caso de la demanda colectiva, dijeron que planean presentar las reclamaciones de honorarios legales para el domingo, un plazo establecido por Hanzman. Pero Furst dijo que no podía revelar ningún detalle.

“No podemos hacer declaraciones”, dijo Furst al Miami Herald la semana pasada.

Otra docena o más de abogados que no forman parte de ningún grupo de liderazgo de demandantes también podrían presentar reclamaciones individuales de honorarios si hicieron algún trabajo real para sus clientes en la demanda colectiva, que es la consolidación de docenas de demandas presentadas después del colapso del 24 de junio de 2021 del edificio de condominios de 12 pisos en Surfside.

Pero a pesar de todo el trabajo que hicieron algunos de los abogados de los demandantes en la demanda colectiva, los dos principales abogados a los que se atribuye haber trabajado más duro y haber hecho avanzar el caso son el administrador judicial de la asociación de condominios Champlain South, Michael Goldberg, y el mediador, Bruce Greer. Ambos fueron designados por Hanzman, el juez, que también fue considerado una fuerza impulsora de los acuerdos de conciliación colectivos.

Goldberg, socio del despacho de abogados Akerman que ha trabajado como administrador judicial en el sur de la Florida durante tres décadas, está facturando su trabajo en $475 la hora, o la mitad de su tarifa habitual, según sus declaraciones ante el tribunal. Hasta ahora, ha dedicado unas 1,200 horas a la demanda colectiva de Champlain South desde su nombramiento como administrador judicial el pasado mes de julio. Esto equivale aproximadamente a $570,000.

Greer, un respetado mediador de una prominente familia de Pinecrest, accedió a ofrecer su tiempo y trabajo sin cobrar. En su papel de mediador, sumó unas 1,600 horas de trabajo para resolver los litigios sobre el condominio Champlain South y el homicidio culposo, en los que participaron demandados, abogados, compañías de seguros, propietarios y testigos. Al guiar a las partes hacia acuerdos de conciliación, Greer evitó prolongadas luchas legales y posiblemente un juicio.

Vecinos de Champlain ‘consternados’

Aunque Manrara destacó entre los propietarios cuando desafió a Hanzman en la corte sobre los posibles gastos legales, tiene compañía entre sus antiguos vecinos de Champlain South. Dicen que tenían la impresión de que el ultimátum inicial del juez sobre el trabajo legal “gratis” significaba literalmente que no se cobraría.

Susie Rodríguez, propietaria de la unidad 607 durante 22 años, dijo que se sintió “horrorizada” al saber que los abogados del caso podrían recibir más de los $96 millones que recibirán los propietarios en un acuerdo de conciliación que divide el dinero en proporción al tamaño de la unidad. Rodríguez y muchos otros propietarios sobrevivientes aceptaron a regañadientes ese acuerdo bajo la amenaza de ser demandados si no lo aceptaban. Creen que no se les compensa de forma justa por el valor de sus condominios y que no podrán permitirse nada comparable a las viviendas que perdieron.

“Enriquecer a los abogados y dejar a los sobrevivientes luchando por reanudar y reconstruir su vida es un error, es inapropiado y es repugnante”, dijo Rodríguez al Herald. “Han trabajado duro, pero si se acepta trabajar sin cobrar como un un servicio a la comunidad, hay que ser una persona de palabra”. Durante meses, el juez los ha elogiado como un ‘equipo de ensueño’. Para nosotros, ha sido una pesadilla”.

Mayra Cruz, propietaria de la unidad 1205 desde hace 20 años, compartió su opinión.

“Me parece excesivo que los abogados cobren más que los propietarios, que ni siquiera recibirán un valor razonable por sus viviendas. ¿Nosotros estamos perdiendo dinero y ellos lo ganan?”, dijo Cruz.

Cruz dijo que los propietarios de los condominios fueron empujados “a aceptar el acuerdo de conciliación [de propiedad] a la baja” porque el juez y los abogados les dijeron que era poco probable que el acuerdo de muerte por negligencia alcanzara los $1,000 millones.

“Creo que si el juez concede a los abogados $100 millones [en concepto de honorarios], parece improcedente”, dijo Cruz. “Merecen que se les pague por su trabajo, sí, pero al principio el juez dijo que solo les reembolsaría los gastos porque estaban ayudando voluntariamente a la comunidad en un momento de tragedia”.

Los equipos de búsqueda y rescate buscan sobrevivientes en el condominio residencial Champlain Towers South el 29 de junio de 2021, en Surfside.
Los equipos de búsqueda y rescate buscan sobrevivientes en el condominio residencial Champlain Towers South el 29 de junio de 2021, en Surfside.

Otro propietario de un condominio de Champlain South, que no quiso ser identificado, compartió la misma opinión.

“Creo que es un grave problema que los abogados acaben con $100 millones o más cuando los propietarios solo reciben $96 millones”, dijo la persona. “Y muchos de los propietarios fallecieron, así que también se está sacando de sus bolsillos. No negamos que hayan trabajado mucho y duro, pero este no fue un caso de 10 años. Esos números están jodidos. Quedarían muy mal”.

Honorarios legales controversiales

Expertos jurídicos dijeron que era inevitable que los honorarios de los abogados acabaran convirtiéndose en un tema candente en la demanda, especialmente después que se anunció el acuerdo de conciliación de $1,000 millones en mayo.

Brian T. Fitzpatrick, profesor de Derecho en la Universidad de Vanderbilt y autor de “The Conservative Case for Class Actions”, dijo que los honorarios de los abogados “suelen ser espinosos y controversiales, y parece que aquí podrían serlo aún más a la luz de los comentarios del juez de trabajo si cobrar” al principio.

“No sé porqué el juez dijo lo que dijo sobre el trabajo sin cobrar, pero es muy inusual y puedo ver cómo ese comentario podría hacer que incluso una solicitud ordinaria de honorarios [de abogados] sea controversial porque las expectativas de honorarios de la gente pueden haber sido reducidas”, dijo Fitzpatrick al Herald.

“Todo el mundo quiere que los abogados trabajen muy duro cuando no se sabe si se va a ganar el caso, pero una vez que se gana todo el mundo tiende a olvidar que eso no era seguro y que dependía de todo el trabajo duro que tuvieron que hacer los abogados”, añadió Fitzpatrick. “Llamamos a esta amnesia ‘sesgo retrospectivo’”.

Pero, dijo, “con razón o sin ella, a la luz de este sesgo, fijar los honorarios de los abogados suele ser la parte menos popular del trabajo de un juez”.

Fitzpatrick dijo que en su investigación sobre las demandas colectivas, los honorarios de los abogados promedio son del 13.7% en un acuerdo de conciliación de más de $1,000 millones, como el caso Champlain South. Los honorarios promedio son del 9.5% del total.

“Parece que los abogados van a pedir un porcentaje que parecería común según el estándar de otros casos”, dijo.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.