Los abogados de Trump se niegan a decir si desclasificó documentos hallados en el registro del FBI

·3  min de lectura

Por Karen Freifeld

NUEVA YORK, 20 sep (Reuters) - Los abogados de Donald Trump se resistieron a revelar si el expresidente desclasificó materiales incautados en un registro del FBI en su casa de Florida mientras el juez designado para revisar los documentos planeaba su primera conferencia sobre el asunto el martes.

El juez Raymond Dearie distribuyó el lunes un borrador de plan a ambas partes que buscaba detalles sobre los documentos que Trump supuestamente desclasificó, tal y como afirmó públicamente y sin pruebas, aunque sus abogados no lo han afirmado en las presentaciones judiciales.

En una carta presentada antes de la audiencia del martes, los abogados de Trump argumentaron que no es el momento y que obligaría al expresidente a revelar una defensa ante cualquier acusación posterior, un reconocimiento de que la investigación podría conducir a cargos penales.

Dearie, un juez federal de alto rango en Brooklyn, fue seleccionado como un árbitro independiente conocido como maestro especial. Ayudará a decidir cuáles de los más de 11.000 documentos incautados en el registro del 8 de agosto en la casa de Mar-a-lago de Trump deben mantenerse en la investigación penal del Departamento de Justicia sobre el mal manejo de los documentos.

Dearie, de 78 años, recomendará a la jueza de distrito Aileen Cannon qué documentos pueden caer bajo el privilegio abogado-cliente o una afirmación de privilegio ejecutivo, que permite a un presidente retener ciertos documentos o información.

No está claro si la revisión seguirá adelante según las instrucciones de Cannon, la jueza de Florida nominada por Trump en 2020 que ordenó la revisión.

Trump está siendo investigado por retener registros del gobierno, algunos marcados como altamente clasificados, en el complejo turístico de Palm Beach, Florida, su casa después de dejar el cargo en enero de 2021. Él ha negado haber actuado mal y ha dicho, sin aportar pruebas, que cree que la investigación es un ataque partidista.

El Departamento de Justicia de Estados Unidos apeló el viernes una parte de la sentencia de Cannon, tratando de suspender la revisión de unos 100 documentos con marcas clasificadas y la restricción del acceso del FBI a ellos por parte del juez.

Los fiscales federales dijeron que la revisión del maestro especial ordenada por la jueza obstaculizaría al gobierno para hacer frente a los riesgos de seguridad nacional y forzaría la divulgación de "materiales altamente sensibles".

El Tribunal de Apelaciones del 11 Circuito ordenó a Trump que respondiera antes del mediodía del martes.

La orden de Cannon pide que Dearie concluya su revisión antes de finales de noviembre.

Le ordenó que diera prioridad a los documentos marcados como clasificados, aunque su proceso requiere que el abogado de Trump revise los documentos, y los abogados de Trump pueden no tener la autorización de seguridad necesaria.

El Departamento de Justicia ha calificado el proceso del maestro especial como innecesario, pues ya ha realizado su propia revisión del privilegio abogado-cliente y ha apartado unas 500 páginas que podrían ser clasificadas. Se opone a una revisión del privilegio ejecutivo, diciendo que cualquier afirmación de este tipo sobre los registros fallaría.

El registro de agosto se produjo después de que Trump dejó el cargo en enero de 2021 con documentos que pertenecen al gobierno y no los devolvió, a pesar de las numerosas peticiones del gobierno y de una citación judicial.

Todavía no está claro si el gobierno tiene todos los registros. El Departamento de Justicia ha dicho que teme que pueda faltar algún material clasificado, después de que el FBI recuperó carpetas vacías con marcas de clasificación en Mar-a-lago.

(Reporte de Karen Freifeld, reporte adicional de Sarah N. Lynch; Editado en Español por Ricardo Figueroa)