El príncipe Andrés aleja el espectro del juicio mediante un acuerdo con su denunciante

·4  min de lectura

Nueva York, 15 feb (EFE).- El príncipe Andrés de Inglaterra alcanzó este martes un acuerdo extrajudicial con la mujer que lo denunció por abuso sexual cuando ella era menor de edad, llamada Virginia Giuffre, lo que parece alejar el espectro de un juicio que le podría acarrear aún más descrédito que el que sufre tras su progresivo apartamiento de la corte inglesa.

Los abogados de Andrés, encabezados por David Boies, presentaron hoy un escrito dirigido al juez Lewis A. Kaplan, encargado del caso, en el que no desvelan los términos del acuerdo, pero le piden que "suspenda todos los plazos" del juicio, que estaba previsto comenzara el próximo otoño.

En la carta firmada por Boies, la defensa anticipa al juez que va a introducir una demanda de sobreseimiento del caso en un plazo de 30 días.

Kaplan respondió a las pocas horas aceptando suspender plazos y acciones hasta el 17 de marzo, cuando se cumplen esos 30 días, aclarando que si no recibe formalmente la demanda "es perfectamente posible que estos actos sean sometidos a juicio" en los plazos indicados anteriormente, es decir, en otoño.

Virginia Giuffre aún no se ha pronunciado sobre el acuerdo en su cuenta de Twitter, donde suele comentar los avatares de su caso y reclama siempre justicia para las víctimas de abuso y tráfico sexual, con mención a la ONG que ella fundó para luchar contra este flagelo llamada "Soar" (siglas por "habla alto, actúa, reclama).

UN "DONATIVO SUSTANCIOSO" PARA LA ONG DE GIUFFRE

Pero los abogados de las dos partes han firmado un comunicado conjunto en el que dan algunos detalles sobre el acuerdo, como por ejemplo que Andrés hará "un donativo sustancioso a la organización de Giuffre que defiende los derechos de las víctimas".

Sin admitir en ningún momento la responsabilidad personal de Andrés en los abusos que Giuffre denunció haber sufrido cuando tenía 17 años, el comunicado conjunto sí menciona su nombre: "El príncipe Andrés jamás intentó mancillar la personalidad de Giuffre, y reconoce que ella ha sufrido, tanto por ser víctima como por los ataques públicos injustificados".

Y por vez primera, Andrés se desmarca de su amigo Jeffrey Epstein, el hombre que supuestamente le presentó a Giuffre y que terminó suicidándose en una celda de Nueva York en vísperas de ser juzgado por numerosos casos de abuso sexual.

Una fotografía hecha en una mansión de Epstein y que ha circulado profusamente por todo el mundo muestra al príncipe agarrando por la cintura a una jovencísima Giuffre, en presencia de Ghislaine Maxwell, también vinculada a Epstein y que aguarda en una prisión neoyorquina la sentencia tras haber sido encontrada culpable de cinco casos de abuso y tráfico sexual el pasado diciembre.

La carta hecha pública hoy carga toda la responsabilidad sobre Epstein y trata de desmarcar al príncipe de aquella amistad que le ha costado tan cara. "Es conocido que Jeffrey Epstein hizo tráfico con incontable cantidad de chicas menores durante muchos años. El príncipe lamenta su asociación con Epstein y alaba el coraje de Giuffre", dice.

Durante los pasados dos años, la estrategia de Andrés pasó por negar cualquier trato íntimo con Giuffre, negar incluso que la conociera y defender su amistad con Epstein, una amistad de la que gozaron otras personalidades de la talla de Bill Clinton, Donald Trump, Bill Richardson y George Mitchell, entre decenas de nombres con una cosa en común: eran parte de la élite en el sentido más amplio.

El comunicado de hoy, que marca claramente un cambio de estrategia impulsado por el creciente descrédito de Andrés, señala que el príncipe "se compromete a demostrar su arrepentimiento por esa asociación (con Epstein) apoyando la lucha contra los males del tráfico sexual y apoyando a las víctimas".

El pasado enero, la reina Isabel II de Inglaterra retiró a Andrés sus títulos militares, y aunque no lo ha despojado del ducado de York, modificó su perfil en la página web de la monarquía y acto seguido desaparecieron sus cuentas en Youtube, Twitter, Facebook e Instagram.

Giuffre ha declarado en repetidas ocasiones que su objetivo con la denuncia -como escribió en junio del año pasado- era "que Andrés se vea obligado a testificar y mostrar al mundo que por muy ricos que sean y por muchos títulos que tengan, el sistema de justicia les alcanza porque nadie está por encima de la ley".

Pero el príncipe Andrés demostró que puede evitar el amargo trago de declarar como acusado en una corte extranjera. EFE

fjo/eat

(foto)

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.