Abogados del marine condenado en Rusia por espionaje piden su traslado a EEUU

·2  min de lectura

Moscú, 2 sep (EFE).- Los abogados del estadounidense Paul Whelan, antiguo infante de marina condenado en Rusia por espionaje, pidieron hoy su traslado a una prisión de EEUU.

Dirigieron su petición al Tribunal Supremo de la región de Mordovia, donde cumple 16 años de cárcel desde 2020, según explicó su defensor, Vladímir Zherebenkov, a medios locales.

La petición aduce que Whelan sufre problemas crónicos de salud que no pueden ser tratados en la penitenciaría de Mordovia, además de que su encierro en este país le impide mantener sus vínculos familiares.

Recuerdan sus abogados que Whelan combatió en Irak, donde resultó herido, motivo por el que tiene, entre otros, problemas de audición.

Los abogados enviaron anteriormente una petición similar al Tribunal Municipal de Moscú, pero éste remitió el caso a las instancias judiciales de Mordovia.

El tribunal puede tardar varios meses en estudiar la petición, tras lo que en caso de aceptarla a trámite la correspondiente vista se celebrará a puerta cerrada, ya que este proceso incluye información secreta.

Whelan fue detenido el 28 de diciembre de 2018 por agentes del Servicio Federal de Seguridad (FSB) en un hotel de Moscú por presuntas "actividades de espionaje" a favor de Estados Unidos.

Las autoridades rusas le acusaron de haber recibido de un conocido un lápiz de memoria que presuntamente "contenía la lista completa de los trabajadores de un servicio secreto".

El condenado negó todas las acusaciones y calificó el caso de "secuestro político", al tiempo que su familia aseguró que Whelan había viajado a Moscú para asistir a una boda.

Su nombre surgió en la cumbre que mantuvieron el presidente ruso, Vladímir Putin, y su homólogo estadounidense, Joe Biden, en junio pasado en Ginebra.

Putin señaló entonces que Moscú y Washington podían llegar a "determinados compromisos" para canjear a sus ciudadanos presos.

Actualmente, diecisiete ciudadanos estadounidenses, muchos de ellos con doble ciudadanía, están recluidos en prisiones rusas, según una lista del Servicio Federal Penitenciario de Rusia.

A su vez, de los rusos que cumplen pena de prisión en Estados Unidos el más conocido es Viktor But, comerciante de armas que fue detenido en Tailandia en 2008 y extraditado a EEUU.

La Justicia estadounidense condenó a But a veinticinco años de cárcel tras declararlo culpable de conspirar para matar a ciudadanos estadounidenses y vender armas a la guerrilla de las FARC colombianas.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.