Los abogados de Cristina Kirchner criticaron a la Justicia y al Gobierno: “Hay un montaje de seguridad en la Argentina”

José Manuel Ubeira, abogado de Cristina Kirchner, al salir de la audiencia en la Cámara Federal
José Manuel Ubeira, abogado de Cristina Kirchner, al salir de la audiencia en la Cámara Federal - Créditos: @Enrique García Medina

Los abogados de Cristina Kirchner José Manuel Ubeira y Marcos Aldazábal participaron hoy de una audiencia en la Sala I de la Cámara Federal porteña, tribunal destinatario de las críticas más feroces de la vicepresidenta, y reclamaron medidas para investigar la supuesta relación del diputado del Pro Gerardo Milman con el atentado del 1° de septiembre.

En su presentación, los abogados cuestionaron a la Justicia, pero también al Gobierno. “Tenemos un montaje de seguridad en la Argentina que cuando llega el momento concreto mira para otro lado” , afirmó Ubeira, que criticó la actuación de la Policía Federal en la causa. Entre otras cosas, la acusó de haber “dejado escapar” a Brenda Uliarte, una de las procesadas por el intento de homicidio. “Solamente el secretario del juzgado, seguramente desavisado, junto con la custodia paró un tren y la detuvo en la estación que sigue”, dijo.

Caso Hotesur-Los Sauces: el fiscal pidió revocar el sobreseimiento de Cristina Kirchner y reclamó un juicio oral

“Hay un mensaje maravilloso a la sociedad de que matarla a Cristina Kirchner, al hijo o su entorno no tiene consecuencias ”, afirmó Ubeira, y les dijo a los jueces que la seguridad de la vicepresidenta es ahora responsabilidad de ellos. Añadió que ella tiene “un hijo en la calle” y “una hija que le adjudica a la Justicia el trastorno mental del que ella hasta hoy no sale”.

Ubeira y Aldazábal se presentaron en la Cámara para pedir que el tribunal autorice una medida de prueba que había sido rechazada por la jueza del caso, María Eugenia Capuchetti: el análisis de los celulares de dos asesoras de Milman, que estuvieron con él en el bar Casablanca, frente al Congreso, dos días antes del atentado, cuando un testigo dice haberlo escuchado decir “cuando la maten yo voy a estar en la Costa”.

Esta mañana, Cristina Kirchner anunció que recusará a Capuchetti, pero esa presentación no tiene fecha. Sus abogados, que deben redactarla, se enteraron de la decisión de la vicepresidenta hoy, cuando leyeron su tuit. La audiencia en la Cámara Federal y los coletazos del anuncio de la recusación se dan al mismo tiempo que en la Cámara Federal de Casación se realiza otra audiencia para determinar si se reabre el caso Hotesur-Los Sauces, que investigó por asociación ilícita y lavado de dinero a la vicepresidenta y su familia por sus negocios hoteleros.

Marcos Aldazabal y José Manuel Ubeira, abogados de Cristina Kirchner, al salir de la audiencia en la Cámara Federal
Marcos Aldazabal y José Manuel Ubeira, abogados de Cristina Kirchner, al salir de la audiencia en la Cámara Federal - Créditos: @Enrique García Medina

Aldazábal tuvo a su cargo la parte más técnica de la presentación; Ubeira, la más política. “Creo que esto que venimos a hacer es un ejercicio vano. Si había una prueba, esa prueba se perdió”, dijo.

“Intentar matar a un presidente de la república es un crimen político y no podemos avanzar en esta causa si no queremos meter los pies en la política”, afirmó Ubeira, que se quejó de que la Cámara se hubiera negado a unificar la causa del atentado con la que investiga los hechos violentos de Revolución Federal. Ubeira les dijo a los jueces, que lo escuchaban al otro lado de la mesa, que “dividieron artificialmente” el caso.

“Querer pensar que esto no es un crimen político es restarle entidad”, sostuvo.

Estaban en la sala los jueces Mariano Llorens y Pablo Bertuzzi. Durante la audiencia explicaron que por un problema en una pierna, Leopoldo Bruglia seguía la audiencia a la distancia, por Zoom.

Ubeira le dedicó además una crítica puntual a Llorens, sentado frente a él. “No ayuda que haya un voto suyo donde dice que hay que quitarle la condición de senadora [a Cristina Kirchner] y encarcelarla”, dijo. Fue una referencia a un voto en minoría de Llorens en la causa por el uso de aviones oficiales para trasladar muebles al Sur.

Cuando terminó la exposición los jueces se quedaron reunidos. Durante la audiencia se limitaron, como es de rutina, a escuchar en silencio a los abogados.