Abogados: acusación a mexicano en EEUU es “vengativa”

ARCHIVO - Foto de archivo, 7 de julio de 2015, de José Inés García Zárate, derecha, acompañado por el defensor de oficio Jeff Adachi y la fiscal Diana Garciaor, en la corte en San Francisco. García Zárate, absuelto de homicidio, ha sido acusado de tenencia ilegal de un arma, cargo que sus abogados califican de "vengativo". (Michael Macor/San Francisco Chronicle via AP, Pool, File)

SAN FRANCISCO (AP) — Los abogados de un mexicano absuelto de homicidio en un tiroteo en San Francisco _un caso que impulsó el debate sobre la inmigración en Estados Unidos_ están pidiendo documentos en apoyo a su argumento de que las nuevas acusaciones por posesión de armas son vengativas.

En noviembre, después que el jurado en una corte estatal lo declaró inocente de la muerte de Kate Steinle en un muelle, los fiscales federales presentaron nuevos cargos contra José Inés García Zárate, ahora por posesión ilegal de armas.

Bajo las normas de "ciudad santuario", la policía de San Francisco dejó a García en libertad varias semanas antes del tiroteo a pesar del pedido de las autoridades federales de mantenerlo preso hasta que pudieran hacerse cargo de él. García vivía en el país sin autorización y había sido deportado cinco veces.

Sus abogados, J. Tony Serra y Maria Belyi, dijeron en un documento que las autoridades federales intentan castigarlo por haber sido absuelto en un tribunal estatal.

Los cargos son similares a aquellos de los cuales sí lo declaró culpable el jurado _posesión ilegal de un arma por una persona con antecedentes penales_ y que le valieron una pena de tres años.

Los abogados citaron tuits del presidente Donald Trump, quien dijo que la absolución era "vergonzosa" y una "parodia de la justicia" así como declaraciones del secretario de Justicia Jeff Sessions, quien dijo que las normas de inmigración locales eran responsables de la muerte de Steinle.

The Associated Press solicitó declaraciones sobre el caso al Departamento de Justicia, pero no obtuvo respuesta.

Los abogados de García acusan a los fiscales estatales y federales de colusión para violar la prohibición constitucional de juzgar a una persona dos veces por el mismo delito.