Abogado de Cristina Kirchner y defensor de Boudou, ¿quién es el nuevo juez que completará la Cámara Federal?

Hernán Cappiello
·4  min de lectura

La Cámara Federal sumará un nuevo integrante: Roberto Boico, un abogado, profesor universitario, con excelente desempeño en los concursos en los que intervino, letrado de la vicepresidenta Cristina Kirchner y que ya fue juez suplente en la Cámara Federal de Casación Penal en 2015 y 2016. Su perfil, muy identificado con el kirchnerismo, se completa con la defensa pública que hizo del exvicepresidente Amado Boudou y su tarea como abogado del senador Oscar Parrilli.

Boico, de 49 años, quedó segundo en el concurso para este cargo en la Cámara Federal,pero es número puesto para que el presidente Alberto Fernández lo elija para elevar su nombre al Senado. La terna que hoy aprobó el Consejo de la Magistratura quedó integrada en sus primeros lugares, por Diego Amarante, Boico y Alejo Ramos Padilla.

Boico tuvo también un buen desempeño en otros concursos donde quedó ternado entre los tres primeros o en los que aún no concluyeron con expectativa de estar en ese lugar. Eso concursos son para el juzgado federal 1 la Plata, la Cámara Federal de La Plata, Tribunal Oral Federal de la Plata, Juzgado Federal 1 de Mar del Plata, Cámara Federal Mar del Plata, un tribunal oral de la Capital Federal y el juzgado federal de Río Gallegos, que ya fue cubierto.

Boico trabajó con el abogado de Madres de Plaza de Mayo Eduardo Barcesat con quien tiene publicados artículos sobre la YPF, y la ley de Papel Prensa. Representa a Cristina Kirchner en la causa por la firma del memorándum con Irán, denuncia iniciada por el fiscal Alberto Nisman cuatro días antes de aparecer muerto de un tiro en la cabeza en su departamento de Puerto Madero.

Su nombre figura entre los firmantes de la solicitada fundacional de Justicia Legítima, en 2013, una agrupación que reúne abogados y funcionarios judiciales, cuyas ideas suelen estar en sintonía con la mirada del kirchnerismo sobre la Justicia.

Es profesor regular por concurso en la carrera de Derecho de la UBA donde es adjunto en Teoría General del Derecho, docente de posgrado y subdirector de Posgrado en Derecho Procesal Penal y Constitucional en la UBA. También es profesor de Derecho Constitucional en el Instituto Universitario de la Policía Federal.

En 2012 se desempeñó en el Senado, cuando Amado Boudou era presidente de la cámara. En sus viejos tuits de esta época y años siguientes aparece como defensor de Boudou y crítico de la manera en que se llevó adelante la investigación sobre el exvicepresidente, condenado a cinco años y diez meses de prisión. Estas posiciones hicieron que Margarita Stolbizer lo recusara para intervenir en los casos Los Sauces y Hotesur.

En el año 2013 expresó que la decisión del gobierno argentino de firmar un memorándum con Irán para conocer detalles del ataque contra la AMIA es "el intento político más significativo" para destrabar la "causa judicial más traumática de la historia".

Por otro lado, el constitucionalista defendió en 2014 a Amado Boudou y criticó la "mediatización excesiva" de la causa Ciccone. "(La de Ciccone) es una causa de una mediatización excesiva, más allá de la importancia de la figura de quien presta declaración indagatoria", manifestó.

En 2015, siendo conjuez, juró como vocal subrogante de la Sala I de la Cámara Federal de Casación Penal, cargo en el que se desempeñó hasta febrero del 2016. Su llegada al máximo tribunal penal se debió a una avanzada del kirchnerismo en el Consejo de la Magistratura contra la designación del entonces juez Luis María Cabral como juez subrogante en ese tribunal, pues argumentaron que tenía los plazos vencidos.

Boico llegó a la Casación, donde sus colegas lo recuerdan por sus modos amigables y su estilo más descontracturado para un tribunal clásico, donde imperan los ritos, modales y hasta un código de vestimenta donde la corbata es casi un mandato.

En 2018 Boico pidió la nulidad de la causa de los cuadernos como abogado de Oscar Parrilli. "Es una causa cuya particularidad está dada porque la prueba que se ha reunido es exclusivamente testimonios de aquellos que son imputados en la causa. Esto se parece más o menos a una suerte de tribunal en un colegio donde se analizan algunas conductas de alumnos y lo que se hace es buscar que sus propios compañeros estén buchoneando qué hizo uno o el otro; lo digo en estos términos para que se entienda, porque realmente esta causa tiene esta característica", expresó sobre esa causa Boico.

Usó su cuenta de Twitter, por ejemplo, para decir que el exvicepresidente obtendría un "castigo anticipado" en la causa Ciccone, en la que fue procesado por dos delitos de corrupción, confirmados por todas las instancias posibles salvo la Corte Suprema, por lo que el vice irá a juicio oral.

Fue defensor de varios proyectos de ley del Gobierno, como el de limitación a la propiedad extranjera de las tierras. Suele escribir columnas en Página 12, Miradas al Sur y Tiempo Argentino. La agencia Télam publicó una nota donde elogió el acuerdo con Irán.

Stolbizer, denunciante de la causa Hotesur, calificó a Boico de "abiertamente kirchnerista" y dijo que "siempre está atento a defender las ideas del Gobierno; así surge de su cuenta de Twitter (que) refleja su simpatía con el kirchnerismo y de algunas columnas de opinión".