El abogado de Cristina Kirchner basó parte de su defensa en un sobreseimiento que la Casación evaluará si lo revoca

·3  min de lectura
Cristina Kirchner y su abogado Beraldi, claves en las definiciones judiciales; resta que declaren unos 90 testigos, entre ellos Alberto Fernández, Sergio Massa y otros exjefes de gabinete
Cristina Kirchner y su abogado Carlos Beraldi

Durante su segunda presentación en los alegatos del juicio por el caso Vialidad, Carlos Beraldi, abogado defensor de Cristina Kirchner, negó una vincualción entre los Kirchner y Lázaro Báez. “Había una relación comercial, no un retorno. La causa Hotesur no tiene nada que ver con este juicio. Yo no sé si el sobreseimiento está bien o está mal. Es un sobreseimiento, punto”, argumentó hoy el letrado para intentar invalidar las acusaciones que hicieron los fiscales Diego Luciani y Sergio Mola en el proceso en el que se juzga un presunto direccionamiento de la obra pública en Santa Cruz para favorecer a las empresas de Báez.

Senado: el kirchnerismo acelera a fondo para ampliar la Corte Suprema: cuáles son los votos que le faltan

En más de una ocasión, Beraldi repitió que la causa por los negocios comerciales entre los Kirchner y Báez ya es un asunto cerrado. “Es un sobreseimiento, no hay sentencia firme, pero es un sobreseimiento”, insistió. A propósito de esa medida, la Cámara Federal de Casación Penal comenzará el mes próximo a analizar los sobreseimientos dictados el año pasado a Cristina Kirchner, sus hijos y el resto de los involucrados en el caso Hotesur-Los Sauces por lavado de dinero.

La Sala I del máximo tribunal penal, integrada por los jueces Diego Barroetaveña, Daniel Petrone y Ana María Figueroa, llevará adelante una “audiencia ordenatoria” el 4 de octubre; después, el 10 y el 22 de noviembre , escuchará los argumentos del fiscal Mario Villar, quien se opone al cierre del caso e interpuso un recurso . Los jueces, además, rechazaron apartar de la causa a la jueza del Tribunal Oral Federal 5 Adriana Paliotti, quien votó en contra del sobreseimiento el año pasado y fue recusada por la defensa de Cristina Kirchner.

Los cuadernos de las coimas: quiénes son los tres jueces del tribunal que convalidó a los arrepentidos. Daniel Petrone, Diego Barroetaveña y Ana María Figueroa
Daniel Petrone, Diego Barroetaveña y Ana María Figueroa deberán resolver si el caso Hotesur-Los Sauces se reabre y va a juicio

Durante su alegato del juicio por la causa Vialidad, el fiscal Luciani se refirió a los sobreseimientos de Hotesur-Los Sauces. Dijo que el fallo que favoreció a Cristina Kirchner se trató de “una extraña y llamativa decisión” que no está firme y que podrá revisarse “gracias al rol del Ministerio Público” ; es decir, de los fiscales. Luciani dejó claro que él no compartía los argumentos de los sobreseimientos y elogió a dos fiscales que impidieron que el cierre adquiriera carácter de definitivo: Diego Velasco y Villar.

Lavado de dinero

Según los fallos judiciales que dieron por acreditados los hechos en primera instancia, en la causa Hotesur se demostró la existencia un entramado diseñado para blanquear las ganancias que obtuvo Lázaro Báez a través de la adjudicación irregular de la obra pública vial en Santa Cruz entre 2003 y 2015.

Toda causa de lavado de dinero requiere un “delito precedente”; en este caso, es la presunta estafa a las arcas públicas que se investiga en la causa Vialidad, en plena etapa de alegatos.

Cuando firmaron los sobreseimientos, los jueces del TOF 5 Adrián Grünberg y Daniel Obligado dijeron que no se configuró el delito de lavado de dinero porque los fondos que según la fiscalía se habrían lavado nunca fueron dinero negro: provenían de contratos con el Estado. Este había sido uno de los principales argumentos de la defensa de Cristina Kirchner. Además, los jueces dijeron que cuando comenzaron a cometerse los hechos investigados, en 2008, regía una ley que no penaba el autolavado y que esa es la norma que debe aplicarse en toda la causa por ser la más benigna. El autolavado fue considerado delito recién en 2011.

La jueza Palliotti, en cambio, dijo que la prueba recabada y los hechos debían ser confrontados en un debate oral y público. “El único ámbito para discutir la totalidad de los planteos formulados por los defensores resulta ser, inexorablemente, el debate oral, público, contradictorio y continuo”, dijo la jueza, que ayer fue ratificada al frente de la causa y seguirá integrando el Tribunal en caso de que el juicio oral tenga que llevarse adelante.