Aberdeen, "capital europea del petróleo", se equipa con autobuses de hidrógeno

Stuart GRAHAM
·3  min de lectura
Un autobús de hidrógeno de dos pisos, en Ellon en Aberdeenshire, Escocia, el 5 de noviembre de 2020

Aberdeen, "capital europea del petróleo", se equipa con autobuses de hidrógeno

Un autobús de hidrógeno de dos pisos, en Ellon en Aberdeenshire, Escocia, el 5 de noviembre de 2020

Otrora apodada la "capital europea del petróleo" por haber prosperado gracias a la extracción de crudo del mar del Norte, la ciudad escocesa de Aberdeen se prepara para introducir los primeros autobuses de dos pisos del mundo que funcionan con hidrógeno.

La flota, compuesta por 15 autobuses dobles que sólo emitirán vapor de agua, está en su última fase de ensayos y debe empezar a circular próximamente en las líneas más utilizadas de esta ciudad de 220.000 habitantes situada en el noreste de Escocia.  

Con un coste de 500.000 libras (658.000 dólares, 555.000 euros) cada uno, estos autobuses blancos y verdes complementarán la flota de vehículos que ya funcionan con hidrógeno o electricidad en Aberdeen, determinada a convertirse en pionera en esta tecnología.

En 2015 ya se había realizado aquí un proyecto piloto con autobuses propulsados con hidrógeno y se abrió la primera estación de producción y reabastecimiento de hidrógeno para autobuses en el Reino Unido. 

"Aberdeen produce actualmente 500 kg de hidrógeno limpio por día", explicó a AFP el concejal Philip Bell, responsable de este programa, con el objetivo de producir "tres toneladas y media diarias en tres años".  

La capital petrolera europea espera que este proyecto de 8,3 millones de libras, financiado conjuntamente por el gobierno autónomo escocés y la Unión Europea, ayude a desarrollar una industria del hidrógeno en la región, que busca transformarse en una economía verde, ante la creciente demanda mundial. 

Según la Agencia Internacional de la Energía, la demanda se ha triplicado con creces desde 1975, ya que el hidrógeno puede ayudar a resolver problemas como el almacenamiento de electricidad, reduciendo al mismo tiempo la contaminación atmosférica. Pero la producción de hidrógeno en sí misma puede ser un importante emisor de CO2 y la infraestructura se desarrolla lentamente, a pesar de que los proyectos se multiplican en todo el mundo. 

- Eficiencia y reabastecimiento -

El primer sistema de tránsito rápido de autobuses propulsados por hidrógeno del mundo se desplegó en la ciudad de Pau, en el suroeste de Francia, en 2019.   

Wrightbus, la empresa norirlandesa que fabricó los 15 autobuses de dos pisos para Aberdeen, también suministrará 20 de ellos a Birmingham, ciudad del centro de Inglaterra donde se prevé que empiecen a funcionar a partir de abril de 2021.  

El primer ferry del mundo propulsado con hidrógeno también se está probando en Escocia, en la Isla de Orkney, al igual que un prototipo de tren en el Reino Unido.  

Según Wrightbus, sus autobuses de dos pisos pueden repostar a un costo similar al de un autobús diésel.  

Y según David Phillips, director de operaciones del gestor de autobuses First Aberdeen, los nuevos vehículos son tan eficientes como sus equivalentes eléctricos y su reabastecimiento de combustible puede hacerse en menos de diez minutos. 

También son más silenciosos y proporcionan una aceleración más suave que los autobuses convencionales, subraya. 

"Es una oportunidad para analizar nuestro transporte en general, cómo podemos fomentar un cambio de modelo", afirma.

Y asegura que este proyecto es "importante" porque permitirá "entender la fiabilidad y el rendimiento de estos vehículos".

srg-acc/es