Abdo Benítez completa reforma ministerial anunciada para desactivar protestas

Asunción, 9 mar (EFE).- El presidente de Paraguay, Mario Abdo Benítez, designó este martes nuevos ministros en Educación y de la Mujer, con lo que completó los cambios de gabinete anunciados para desactivar las protestas que piden su renuncia a causa de la crisis sanitaria, con hospitales desabastecidos en el peor momento de la pandemia.

La cartera de Educación se confió a Juan Manuel Brunetti, que llevaba un mes como ministro de Tecnologías de la Información y Comunicación (Mitic), en reemplazo de Eduardo Petta, de criticada gestión por sindicatos, docentes y estudiantes.

Su lugar será ocupado de forma interina por el hasta ahora viceministro de la Mitic, Fernando Saguier, afirmó Brunetti en rueda de prensa, en la que se comprometió a trabajar "por el país, en este caso por nuestros niños, nuestros jóvenes, defendiendo la vida, la familia, la familia tradicional".

En cuanto a la posibilidad de suspender las clases presenciales que arrancaron este mes de forma combinada con la virtual ante el fuerte rebrote de contagios del coronavirus SARS-CoV-2, Brunetti dijo se reunirá con las autoridades sanitarias para decidir "caso por caso".

Horas antes, el Gobierno anunció que el país está en alerta roja sanitaria debido "al aumento sostenido y récord de contagios por covid-19" de los últimos días al tiempo de advertir que la tendencia puede derivar en el colapso del sistema público.

En la misma rueda de prensa, la nueva ministra de la Mujer, Celina Lezcano, afirmó que tiene planes que serán coordinados con otros organismos del Estado para combatir la violencia machista y promover el empoderamiento femenino.

Lezcano, que dijo no estar afiliada a ningún partido político, explicó que proviene del sector gremial que reivindica a la mujer en su familia y en su comunidad, y en los últimos años se desempeñaba como presidenta de la Asociación Paraguaya de Empresarias, Ejecutivas y Profesionales (APEP).

Y ocupará el cargo dejado por Nilda Romero, antigua militante del conservador Partido Colorado, cuya renuncia fue exigida a finales de febrero pasado por colectivos femeninos que la consideran incapaz ante el aumento de casos de feminicidio y violencia.

Antes, Abdo Benítez confirmó el lunes a Julio Borba como ministro de Salud tras asumir el pasado viernes al frente de esa cartera ante la renuncia de Julio Mazzoleni, en medio de protestas del personal de blanco y familiares de pacientes de la covid-19 por falta de insumos en los centros públicos.

A las medidas de presión se sumaron colectivos ciudadanos para exigir con manifestaciones nocturnas diarias la salida de Abdo Benítez y de su vicepresidente, Hugo Velázquez, a quienes acusan de la crisis sanitaria.

El Gobierno obtuvo la aprobación de una línea de crédito de 1.600 millones de dólares, a la que luego se sumaron otros recursos para reforzar la deficiente capacidad hospitalaria del país y hacer frente a la caída del empleo.

Sin embargo, las denuncias de malos manejos administrativos de los recursos ensombrecieron la buena campaña que tuvo tras conocerse el 7 de marzo de 2020 el primer positivo al ralentizar la transmisión del virus por medio del aislamiento y albergues sanitarios.

Hoy la realidad es diferente con una transmisión sostenida en las regiones de mayor circulación, Asunción, Central, que engloba las ciudades vecinas a la capital, y Ciudad del Este, segunda urbe del país, con cerca de 170.000 contagios y más de 3.400 decesos.

Y este lunes fue reportado el mayor número de contagios en un día (1.817) con vacunas recibidas a cuentagotas.

Hasta ahora Paraguay ha recibido 4.000 dosis de la Sputnik V para inocular a 2.000 trabajadores de primera línea en la lucha contra la covid-19 de una partida de un millón adquirida de Rusia, además de 20.000 unidades de CoronaVac donadas por el Gobierno chileno.

Mientras sigue la espera del primer lote de los 4,3 millones de dosis comprometidos por la plataforma Covax de la Organización Mundial de Salud (OMS) para inmunizar al 30 % de su población de 7,3 millones de habitantes.

(c) Agencia EFE