Abbott aumenta la presión contra "pornografía" en libros escolares de Texas

·2  min de lectura

Miami, 8 nov (EFE).- El gobernador de Texas, Greg Abbott, aumentó este lunes la presión para eliminar la presencia de libros que describió como "pornografía" en las escuelas del estado, y pidió que se establezcan "estándares" que alejen ese tipo de contenido de los alumnos.

Después de que Abbott pidiese hace justo una semana a la Asociación de Juntas Escolares de Texas que retirase ese tipo de libros, este lunes instó por una carta a las autoridades educativas a desarrollar estándares para garantizar que "ningún niño está expuesto a pornografía u otro contenido inapropiado" en una escuela pública de Texas.

El gobernador republicano lamentó que como la Asociación de Juntas Escolares se ha "lavado las manos" en este tema, él ha tenido que recurrir ahora a la Agencia de Educación de Texas (TEA), a la Comisión de Archivos y Bibliotecas del Estado de Texas (TSLAC) y a la Junta de Educación del Estado de Texas (SBOE).

El objetivo de su campaña es el acabar con la presencia, en su opinión, de "pornografía y otros contenidos obscenos en las escuelas públicas de Texas.

La polémica surgió cuando varios legisladores estatales pidieron que se investigase el contenido de los libros en las escuelas y el republicano Jeff Cason puso como ejemplo la novela gráfica y autobiográfica "Gender Queer: a Memoir", de Maia Kobabe.

Esta misma obra sobre la identidad no binaria y asexual, y que se presenta como una "guía útil y conmovedora sobre la identidad de género", es uno de los libros que cita Abbott.

En su carta también menciona "En la casa de los sueños", de Carmen María Machado, que, asegura el gobernador, describe "actos abiertamente sexuales y pornográficos".

"La presencia de pornografía en las escuelas no solo es inapropiada, sino que también es ilegal. En Texas es ilegal proporcionar pornografía a cualquier persona menor de 18 años", se lee en su carta.

Por eso, considera Abbott, son necesarios unos estándares que garanticen la "transparencia" sobre los materiales escolares y que permitan a los padres y miembros de la comunidad "examinarlos" antes de que sean utilizados por los alumnos.

Otro de los representantes estatales que levantaron la voz sobre estos libros supuestamente inapropiados es Matt Krause, que, en plena precampaña como aspirante a la Fiscalía General de Texas, pidió a varios distritos escolares retitrar 850 libros en los que se habla de racismo y sexualidad.

El republicano indicó que señaló libros que "podrían hacer que los estudiantes se sientan incómodos, culpables, angustiados o cualquier otra forma de angustia psicológica debido a su raza o sexo".

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.