Se abarrotan corralones por falta de personal

·2  min de lectura

CIUDAD DE MÉXICO, julio 29 (EL UNIVERSAL).- La falta de personal y el alto número de contagios por Covid-19 entre el personal de la Fiscalía General de la Justicia de la Ciudad de México (FGJ-CDMX) ha retrasado los procesos de investigación y sobre todo la capacidad para resguardar evidencias de los delitos que se cometen como robos, choques, lesiones y demás.

El atraso alcanza tal grado que al menos cinco Coordinaciones Territoriales piden ayuda para "deshacerse" de los vehículos apostados afuera de cada edificio de la dependencia. Desde el pasado 15 de julio, las fiscalías ubicadas en Iztapalapa, Cuauhtémoc, Benito Juárez y Miguel Hidalgo, solicitan a sus superiores un "espacio" o lugar donde guardar los vehículos en consigna, los cuales ya les han provocado molestia con los vecinos quienes les reclaman los espacios así como los usuarios que llegan a realizar algún tramite a la alcaldía u oficinas del propio Ministerio Público. El abandono en el que están los vehículos ha provocado que algunos ya estén bandalizados, dañados y hasta robados.

El descaro de los delincuentes llega al grado de que incluso, aquellos que se encuentran frente al búnker de la fiscalía capitalina ya les faltan autopartes; se llevan espejos retrovisores, tapones y hasta faros frente a los Policías de Investigación (PDI) y los responsables no son detenidos. Lo preocupante para los agentes encargados de las investigaciones en las que están involucrados los vehículos mencionados, es que son parte de un expediente abierto y no resuelto, por lo que no se pueden deshacer de ellos.

"En relación a los vehículos en custodia de esta Policía de Investigación en el estacionamiento anexo a esas instalaciones, solicito le dé destino final a dichos indicios, ya que esta guardia de la Policía de Investigación no cuenta con los espacios y condiciones para seguir resguardando dichos automotores", se lee en el documento que le dieron al llegar a los encargados administrativos de la fiscalía capitalina.

De momento los encargados de los centros de evidencia y corralones les han manifestado que no cuentan con el personal para realizar los trámites, además de que estos ya están saturados. Los coordinadores territoriales respondieron que, simplemente, ellos ya no se pueden hacerse cargo de esos vehículos y que se

deslindan de cualquier percance que les pueda ocurrir a esos objetos, materia de una investigación judicial.

De entre los vehículos que son vandalizados en las calles se encuentran aquellos que participaron en homicidios dolosos, que son objeto del delito pues participaron en atropellamientos con víctimas mortales, unos que se utilizaron para robos violentos o hasta los que fueron utilizados para el trasiego de droga; ahora toda esa evidencia está abandonada y nadie se quiere hacer responsable de ellos.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.