Abandonan su hogar 13 familias por inseguridad

CULIACÁN, Sin., septiembre 12 (EL UNIVERSAL).- La zona serrana que colinda con el estado de Durango se encuentra resguardada con personal militar y policías estatales, lo que permitió escoltar a trece familias, entre ellos, 32 menores de edad que abandonaron sus hogares por inseguridad, en pequeñas rancherías, ubicadas en el vecino estado, hasta el municipio del Rosario.

Joel Ernesto Soto, director de la Policía Estatal Preventiva, dijo que estas familias provenientes de las comunidades Los Ángeles, Los Duraznitos y Agua Fría, de la sierra de Durango, se desplazaron hasta el poblado de Plomosa, en territorio de Sinaloa, en busca de ayuda para trasladarse a la capital del estado de Durango.

Una fuerza mixta de Policías Estatales y del Ejercito los traslado, con sus pertenencias y mascota hasta la cabecera municipal del municipio del Rosario, donde se les brindo alimentos, alojamiento y asistencia médica, hasta que unidades enviadas por el Estado de Durango los llevó por vía terrestre, hasta la capital de dicha entidad.

Joel Ernesto manifestó que estas trece familias, en su mayoría niños y niñas menores de edad que abandonaron sus hogares en la sierra del vecino estado, expusieron que decidieron buscar refugio en la capital de su estado, por lo que bajaron por territorio de Sinaloa.

Comentó que los cuerpos de seguridad y las fuerzas federales trabajan en esa región en forma coordinada, a fin de mantener un resguardo efectivo de la zona fronteriza con el vecino estado de Durango, de donde provienen las trece familias.

El ejército destino, el mes pasado más elementos, para conformar una nueva base de operaciones, para reforzar la presencia de la Policía Estatal Preventiva, en el municipio del Rosario, donde el viernes pasado, en la comunidad de la Rastra, se registró un enfrentamiento, en el que un hombre y una mujer resultaron muertos y un niño herido.

Abdón Cervantes Hernández, director de la Policía Municipal del Rosario, informó que el reporte que se emitió fue que en la comunidad serrana de la Rastra, una pareja resultó muerta en un enfrentamiento y un menor fue trasladado herido a un hospital de Mazatlán.

En el mes de abril, se registró un nuevo desplazamiento de 84 personas, miembros de trece familias de las comunidades del Azafrán, Las Negras y la Rastra, las cuales fueron escoltadas por fuerzas federales hasta la cabecera municipal.

A raíz de estos hechos, la Policía Estatal Preventiva instaló una base en esa región para prestar auxilio a la población acosada por la delincuencia y la Secretaría de la Defensa Nacional envió un grupo de treinta elementos para reforzar la seguridad.