Fue abanderada sin computadora ni Internet y se sacó 10 en el ingreso a la universidad

LA NACION
·2  min de lectura

En actividades como la educación, la pandemia de coronavirus impuso la virtualidad como condición necesaria para su continuidad. Para ello, millones de personas en edad escolar hicieron uso de la tecnología disponible en sus hogares. Y en el caso donde dichos elementos no estaban presentes la tarea se tornó difícil, casi imposible. Pero una joven de las afueras de la ciudad de Córdoba demostró que con perseverancia y voluntad se puede.

Rocío Daiana González Lescano tiene 17 años y vive junto a sus papás y dos hermanos en el barrio Santa Isabel, en los suburbios de la capital cordobesa. En este 2020 atravesado por la pandemia de coronavirus cursó el último año del Instituto Provincial de Educación Media (IPEM) N° 311. Sin computadora ni conexión a Internet en su hogar, simplemente con la conexión de su teléfono celular, la joven se las ingenió no solo para cumplir con la entrega de sus trabajos prácticos sino para asistir a los niños de la casa en sus propias tareas.

"Cuando podíamos salíamos, íbamos a la casa de mi tía, realizábamos las tareas y después las enviábamos. Hubo semanas que nos conectamos a las clases, pero salimos adelante", relató la adolescente en diálogo con El Show del Lagarto (El Doce TV).

Y ese espíritu positivo y tenaz hizo que pudiera ayudar a sus hermanos, de 15 y 11 años, tanto en la comprensión de los temas como en la realización de los deberes. "Yo tenía todos los teléfonos de los profesores de ellos. Les ayudaba a realizar las actividades ya que como las clases eran virtuales y no se podían conectar, ni ellos ni yo, buscábamos los temas por Internet cuando podíamos, se los explicaba y ellos realizaban la actividad y las íbamos enviando", recordó.

Fue abanderada sin acceso a la tecnología e ingresó a la universidad con un 10 - Fuente: ElDoce TVRocío González recordó cómo hizo para estudiar a lo largo de este 2020 sin computadora ni acceso a Internet en su hogar del barrio Santa Isabel de Córdoba. Crédito: El Doce TV.

Pese a las dificultades que enfrentó, Rocío nunca bajó los brazos. Ese esfuerzo sea quizás su mayor mérito. Mérito que le valió ser el mejor promedio en la escuela secundaria y, además, obtener un 10 en el examen de ingreso de la carrera de Ingeniería Civil en la Universidad Tecnológica Nacional (UTN).

Consultada sobre qué expectativas tiene sobre su futuro, Rocío explicó que busca marcar un antes y un después en su familia. Y, como si eso fuera poco, no se contenta con completar una sola área de estudio. "Voy a ser la primera universitaria de mi familia. También me gusta Contabilidad y Derecho, me gusta estudiar, me gustan las materias pesadas", reconoce y concluye orgullosa.