Posiblemente, este anuncio de Peloton es el más odiado de Navidad en EEUU

En un momento en el que la nación está dividida, los estadounidenses finalmente se han unido en un único frente: odiar el nuevo anuncio de Peloton.

El anuncio, que la compañía de equipos de entrenamiento lanzó el 21 de noviembre en YouTube y que se transmitió por televisión, muestra el vídeo selfies de todo un año de una falsa esposa después de que su pareja le regalase una bicicleta Peloton.

El vídeo de 30 segundos narra el viaje revitalizante de la mujer, ya delgada, que incluye despertarse a las 6 de la mañana y practicar deporte cinco días seguidos a la semana. La historia concluye en fin de año con una imagen suya junto a su pareja en el sofá viendo el vídeo selfies en la televisión. En el anuncio suena de fondo la melodía inspiradora del éxito de Tal Bachman de 1999, “She’s So High”.

“Hace un año, no era consciente de cuánto me cambiaría esto”, dice la mujer en un vídeo selfies en la televisión mientras su pareja lo mira sentado. “Gracias”.

Los espectadores sintieron que el vídeo selfies de la mujer parecía un grito de ayuda o un fragmento de una película distópica.

Mira, ya no quiero ser “el chico del anuncio de Peloton”, me parece absurdo su anuncio más reciente sobre la experiencia de entrenamiento de un año de una mujer de 52 kilos que llega a los 50 kilos y dice “No era consciente de cuánto me cambiaría”. Es increíble.

La única forma de disfrutar de ese anuncio de Peloton es pensar que se trata del primer minuto de un episodio de Black Mirror

Dato curioso: Pelotón en latín significa “mal lugar”

Gracias por no renunciar a mí cariño. Sé que tengo mucho trabajo por hacer. Prometo que voy a arreglar esto. Eres el mejor esposo de todos.

A otros les pareció que el falso marido del anuncio de Peloton era un poco controlador.

Nada para decirle a tu pareja ya delgada “quizá deberías perder algunas libras” como regalarle un pelotón

Yo diría que el único buen momento para regalarle a su esposa un Peloton es si ella le pide uno expresamente.

Tan dulce. Mi esposo se inspiró en el anuncio de Peloton para comprarme unos pantalones talla M y una nota escrita a mano que decía “No me toques hasta que quepas en ellos”.

Mi anuncio favorito en este momento es aquel en el que un hombre le compra por Navidad un Pelotón a su esposa, que ya está perfectamente en forma, y ella se venga al hacer que vea un vídeo selfie de su experiencia usándolo durante un año.

Sería mucho mejor si al final de ese anuncio de Peloton descubrieras que la mujer entrenaba duro todos los días para, al año siguiente, darle una paliza a su marido por comprarle una bicicleta estática por Navidad.

Esta parodia resume bastante bien el sentimiento común.

Cuando mi esposo me compra una Peleton por Navidad.

Anteriormente, el marketing de Peloton también ha sido objeto de burlas por ser tan poco realista, lo cual no es sorprendente, dado el precio del producto. Una bicicleta Peloton cuesta alrededor de 2 245 dólares.

Peloton no ha respondido a la solicitud de comentarios.

Me encanta poner mi bicicleta Peloton en la zona más llamativa de mi casa ultramoderna de 3 millones de dólares.

Hice que mi carpintero construyera un piso elevado de madera de 9 000 dólares para mi bicicleta Peloton en mi gimnasio/jardín zen acristalado en casa.

Puse mi bicicleta Peloton en la ventana panorámica del salón de mi ático de Nueva York.

Quienes no sean clientes objetivo de Peloton seguramente odian ese anuncio de Peloton.

¿Al menos el anuncio reunió a la gente durante la temporada festiva?

Todos necesitamos atesorar las cosas que nos unen como nación, como pueblo. Odiar colectivamente este anuncio de Peloton es una de ellas.

Josephine Harvey