A Kiko Matamoros se le cae la careta televisiva y yo lo agradezco

·3  min de lectura
MADRID, SPAIN - AUGUST 25: (L-R) Marta Lopez Alamo and Kiko Matamoros attend the 'Garcia y Garcia' premiere at Callao City Lights cinema on August 25, 2021 in Madrid, Spain. (Photo by Pablo Cuadra/Getty Images)
Kiko Matamoros se derrumba hablando de sus emociones (Photo by Pablo Cuadra/Getty Images)

El colaborador de ‘Sálvame’, Kiko Matamoros, nos ha dejado con la lágrima asomando en un ‘Puente de las emociones’ a flor de piel durante su paso por ‘Supervivientes 2021’ y es que tras el tipo duro, cachas y punzante que vemos en la televisión, se esconde un ser humano cargado de traumas.

La vida no es fácil, eso seguro, cada uno de nosotros lleva una mochila vital a la espalda en la que hay alegrías y momentos hermosos pero, de igual modo, escondemos recuerdos y vivencias de las cuales no nos sentimos precisamente orgullosos.

Ese ‘saco negro’ es algo íntimo y privado que quizá comentamos con los seres más queridos o que incluso solo guardamos para nosotros mismos pero, en ‘El Puente de las emociones’ y tras dos meses en Honduras, Kiko Matamoros se ha abierto en canal y nos ha regalado su ‘yo’ más auténtico.

Conceptos como la culpa, la decepción o la muerte forman parte de su bagaje personal y en eso tienen mucho que ver sus hijos y su adicción a la cocaína. Kiko ya contó hace un tiempo que era adicto a dicha sustancia hacía 50 años pero ahora ha detallado que sus mucosas están prácticamente necrosadas y que quiere superar esto a sus 65.

Matamoros ha revelado que un mes y medio antes de ir a Honduras empezó un tratamiento de desintoxicación y es que una delas preguntas que me hice al ver que iba a participar en el reality show fue precisamente esa, ¿cómo controlará el mono de su adicción?

Pues Kiko está siguiendo un tratamiento para desintoxicarte desde antes de la isla y también en la isla gracias al seguimiento del equipo médico así que, con perseverancia y constancia, quizá logra desengancharse allí y vuelve a España renovado y rehabilitado aunque, de no ser así, seguro que seguirá con su proceso en nuestro país.

En algunas ocasiones, sobre todo en lo que a sus hijos se refiere, ya habíamos visto a un Kiko Matamoros más humano, emotivo y tierno al que nos tiene acostumbrados en televisión a diario, sin embargo nunca había dejado caer del todo la careta del ‘show’ hasta este momento.

Vulnerable, desmejorado físicamente por la dureza del programa, y con el corazón en la mano. Kiko ha admitido la culpa por no haber sido el mejor padre para sus hijos, también la decepción siendo “un monigote televisivo”, ha pedido perdón a su padre y se ha roto de dolor hablando de como, a su parecer, no estuvo a la altura de la enfermedad de su madre en su último año y medio, cuando la demencia ya se acentuaba él no iba a visitarla asiduamente por “falta de cojones” y el dolor que le provocaba verla así.

Enamorado de Marta López Álamo, Kiko mira al futuro queriendo ser padre de un sexto hijo y tiene claro que “el poco tiempo que me queda sé con quién lo quiero vivir y cómo lo quiero vivir” así que realmente me alegro de la generosidad de Kiko Matamoros con la audiencia a la hora de abrir su corazón repasando cosas tan duras que, al final, han escrito la historia de su vida.

Te puede interesar...

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.