A Alberto Núñez Feijóo le han bastado ocho meses para echar por tierra su popularidad

El presidente del Partido Popular, Alberto Núñez Feijóo. (Foto: Isaac Buj / Europa Press / Getty Images).
El presidente del Partido Popular, Alberto Núñez Feijóo. (Foto: Isaac Buj / Europa Press / Getty Images).

El Partido Popular se asomó al precipicio con la guerra interna entre Isabel Díaz Ayuso y Pablo Casado, pero la salida de este revitalizó a la formación. Alberto Núñez Feijóo anunciaba su candidatura en marzo a la presidencia del PP entre una gran unanimidad por parte de todos los barones y también de los militantes.

El PP comenzaba a dispararse además en las encuestas superando claramente al PSOE y el expresidente gallego se convertía en uno de los líderes políticos mejor valorados por los españoles. Sin embargo, ocho meses después su situación es bien distinta, ya que ha sufrido en sus propias carnes el desgaste de la primera línea.

Una encuesta realizada por Simple Lógica para eldiario.es revela que Feijóo es solo el cuarto líder político más valorado por los españoles por detrás de Yolanda Díaz, Pedro Sánchez e Íñigo Errejón. Solo le aprueban el 26,8% de los participantes en el sondeo, mientras que le suspenden el 59,5%.

Esta misma empresa demoscópica realizó otra encuesta en el mes de abril en la que el presidente del PP era claramente el líder mejor valorado por los votantes, recibiendo el aprobado del 42,6%. Desde entonces, no ha ido más que perdiendo popularidad.

En julio seguía siendo primero de la lista, pero ya solo con el 35,1% de aprobados y ahora su popularidad ha caído ocho puntos más y se ha visto superado por otros tres líderes.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un tuit no disponible por tus preferencias de privacidad

Feijóo llegó a la presidencia del PP con un discurso moderado y haciendo bandera de su buena capacidad como gestor como principales armas de oposición contra el gobierno de coalición de PSOE y Unidas Podemos. Sus grandes críticas al gobierno se han centrado en los asuntos económicos aprovechando la crisis derivada de la guerra de Ucrania y, en los últimos tiempos, también en la reforma del delito de sedición.

Parecía una manera de apostar sobre seguro para seguir encabezando las encuestas de cara a las generales de 2022, pero estar en la primera línea de la política pasa desgaste y su plan también de dar total libertad a sus líderes autonómicos le ha supuesto varios quebraderos de cabeza, como la crisis de la sanidad pública en Madrid y la gestión del asunto de Ayuso.

Así las cosas, ha echado por tierra su popularidad en apenas ocho meses. No obstante, el PP continúa liderando las encuestas. La de Simple Lógica le da la victoria con el 29,6% de los votos, aunque la distancia con el PSOE sería de solo dos puntos. En julio, este mismo sondeo le daba una ventaja de casi ocho, lo que indica que el paso del tiempo está jugando en contra del nuevo líder del PP.

EN VÍDEO | “Pablo Casado, siempre te recordaremos”: mandan una corona funeraria a Génova tras el último escándalo del PP

Más historias que te pueden interesar: