Dos años después de la explosión del puerto de Beirut, parte de los silos de grano se derrumban

·3  min de lectura

En el puerto de Beirut, la capital libanesa, un incendio se generó en la parte más dañada de los silos de cereales, desde hace más de dos semanas. Este domingo, estos depósitos de grano colapsaron parcialmente, reavivando el trauma de los familiares de las víctimas de la explosión del 4 de agosto de 2020.

El incidente se produce a pocos días del segundo aniversario de la devastadora explosión del puerto de Beirut.

El domingo 31 de julio, una parte de los silos de grano del puerto se derrumbó tras un incendio que duró más de quince días y soltó nubes de humo por todo el puerto. Según las autoridades y los expertos, este incendio se desató por la fermentación de las reservas de grano y las altas temperaturas.

Tras el derrumbe parcial de los silos, la carretera cercana al puerto quedó cerrada al tráfico y helicópteros sobrevolaron la zona para lanzar agua e intentar extinguir las llamas.

El primer ministro libanés Najib Mikati había advertido esta semana que algunas partes de los silos corrían peligro de derrumbarse y había pedido al ejército y a la Dirección de Gestión de Catástrofes que estuvieran "en alerta".

Partes de los silos aún contienen unas 3.000 toneladas de trigo y otros granos que no han podido ser retirados por el peligro de derrumbe, según las autoridades. Los ministerios de Medio Ambiente y de Salud emitieron por su parte recomendaciones para la población, en caso de derrumbe completo de los silos, entre ellas la necesidad de evacuar la zona, usar mascarillas y cerrar las puertas y ventanas de las casas.

La investigación de la explosión del 4 de agosto de 2020 sigue estancada

El incidente ha reavivado el trauma de los familiares de las víctimas de la explosión del 4 de agosto de 2020, que se cobró la vida de más de 200 personas. La explosión tuvo lugar en un almacén que contenía cientos de toneladas de nitrato de amonio peligroso, que las autoridades mismas admitieron que se había guardado sin medidas de precaución.

Además de los más de 200 muertos, la explosión causó más de 6.500 heridos y destruyó barrios enteros de la capital libanesa. Los silos de grano del puerto fueron fuertemente golpeados y dañados por la explosión.

En abril, Líbano había ordenado su demolición, pero la decisión fue suspendida debido a la oposición de los familiares de las víctimas de la tragedia, que quieren convertirlos en un lugar de memoria, y que reclaman una investigación en la que los silos podrían ser una de las pruebas más importantes.

“Lloré cuando me enteré de que los silos se habían derrumbado", declaró a la agencia de noticias AFP, Cecile Roukoz, que perdió a su hermano en la explosión del 4 de agosto. Queremos que permanezcan en su lugar como testigos del crimen (...) y en memoria de los que perdieron la vida sin motivo".

Dos años después de la tragedia del 4 de agosto de 2020, la investigación sigue suspendida debido a la obstrucción política. Las familias de las víctimas y las ONG han acusado a las autoridades de sabotear la instrucción judicial. Hasta ahora, ningún responsable ha rendido cuentas.

AFP

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.