A tres años de su estreno, guionistas de Death Note culpan al director por el fracaso del film

Sofi Terracota *
·3  min de lectura
A tres años de su estreno, guionistas de  Death Note culpan  al director por el fracaso del film
A tres años de su estreno, guionistas de Death Note culpan al director por el fracaso del film

Todos recordamos Death Note de 2017, la película de Netflix que causó pesadillas entre los fans del manga y del anime, y que rápidamente se convirtió en la burla de Internet y en la oveja más negra de las adaptaciones hechas por Hollywood (aunque algunos siguen diciendo que ese título se lo lleva Dragonball Evolución). A tres años de aquella experiencia horripilante, dos de sus guionistas revelan los secretos que llevaron a Death Note al fracaso... tal parece que el responsable es el director. En los siguientes párrafos comentamos todos los detalles.
Death Note, basada en el famoso manga escrito por Tsugumi Ohba y Takeshi Obata, narra la historia de un estudiante que encuentra un cuaderno con facultades terribles: si el dueño escribe el nombre de una persona mientras imagina su rostro, él o ella morirá. Entonces, como si fuera un semidios envenenado de poder, empieza a matar a quienes no considera dignos. Esta película original de Netflix fue dirigida por Adam Wingard y protagonizada por Nat Wolff, Margaret Qualley, Lakeith Stanfield y Willem Dafoe. Previo a su estreno generó gran expectativa, pero una vez llegada a la plataforma se convirtió en desastre.

Durante una nueva entrevista con Comicbook, los guionistas de Death Note, Charley Parlapanides y Vlas Parlapanides, hablaron sobre el complicado manejo de la historia tomado por Wingard, quien decidió llevar el argumento por un camino diferente al planeado por los escritores, entre ellos Jeremy Slater, guionista adicional. Ahora sabemos que las aportaciones del director no salieron como él esperaba.
Creo que Jeremy Slater hizo un buen trabajo, pero tenía un mandato muy específico y estamos decepcionados por la recepción porque queríamos, nuevamente, darles a los fanáticos algo que les gustaría, pero también entendemos de dónde venían. desde. Había una película japonesa. Estaba... el anime. Entonces, esa historia había sido contada. Por eso el director dijo: 'Oye, hemos visto esta historia, intentemos hacer algo diferente'. Pero de nuevo, a veces funciona. A veces no es así. A veces le das a la gente algo que quieren, a veces no.

El manga y anime de Death Note son ahora considerados de culto. La animación se estrenó durante un tiempo en el que la Internet comenzaba a tomar poder en América Latina, por lo que fue posible que muchos adolescentes y jóvenes se acercaran a la historia de Light Yagami; sobre todo en 2006, una época en la que la no existían las plataformas de streaming como las conocemos y las páginas de contenido pirata o YouTube eran las formas de visualización más común. Para cuando se estrenó la película de 2017, los fans del anime ya estaban muy preparados para ser críticos voraces... y no tuvieron piedad.
El live-action de Netflix es bastante malo, no se puede negar. Las actuaciones se lamentables y tiene momentos bastante patéticos que jamás hubiésemos esperado de los personajes originales, sobre todo de Light. En general, las adaptaciones de anime americanas no suelen estar a la altura, sino todo lo contrario; a decir verdad, funcionan mucho mejor aquellas inspiradas en videojuegos y esperamos que sigan mejorando. Tal vez el destino de Hollywood es nunca hacer una buena conversión de anime a acción real... tal vez solo Battle Angel: La Última Guerrera sea la excepción.
Nota publicada originalmente en Tomatazos

Video relacionado: