"Año tumultuoso y mirada corta": lo que teme para el campo un dirigente

Mariana Reinke
·3  min de lectura

"Con este Gobierno no se puede estar con la guardia baja". Las palabras pertenecen a Horacio Salaverri, flamante presidente de la Confederación de Asociaciones Rurales de Buenos Aires y La Pampa (Carbap).

A pocas horas de ser nombrado como titular de la entidad ruralista, dialogó con LA NACION y contó que le espera por delante un "año tumultuoso para el campo".

"Donde nada es previsible, lo llevaré como se pueda. No es fácil, pero debemos recuperar para el sector reglas claras y previsibilidad. Hoy la incertidumbre que tiene el Gobierno se trasmite al sector privado", indicó.

Belgrano Cargas: el producto del agro que tuvo el mayor volumen en 10 años

Para el dirigente, este año el Gobierno atenderá las urgencias en pos de un proceso electoral, "donde seguramente estén pensando en medidas intervencionistas. Por eso hay que estar atentos en el sector".

Con 63 años, el dirigente es oriundo de la localidad bonaerense de Suipacha. Es contador público, está casado y tiene tres hijos. Trabaja en el campo familiar donde tienen un tambo, hacen ganadería y algo de agricultura.

"Pareció bombardeado": una tormenta azotó pueblos rurales del sudeste cordobés

Tercera generación de tamberos, su abuelo Fermín vino de la zona española de la Vascongada y se instaló en la zona. Allí comenzó con la actividad láctea. "Los vascos no somos tercos, tenemos razón", dijo, entre risas. Durante más de 30 años hizo política y entró al gremialismo agropecuario en el año 1987 que hoy lo vuelve a poner en el centro de la dirigencia.

Con Matías de Velazco, su antecesor, tiene una relación de mucha confianza. Contó que por el tema de la pandemia en julio del año pasado, cuando se debían renovar autoridades, se estiraron los mandatos hasta ahora. "Arrancamos juntos (con de Velazco) en la mesa directiva de Carbap, tenemos una simbiosis y siempre trabajamos codo a codo. Su gestión fue muy buena, con una excelente defensa de los intereses del sector", detalló.

Para el suipachense, el Gobierno tiene una visión vieja de lo que es el sector agropecuario: "Su realidad es ideologizada, que lleva a la incoherencia y donde además tienen una mirada corta hacia donde quieren ir con el país".

En su perspectiva, el presidente Alberto Fernández está a cargo de una coalición en donde no piensan lo mismo. "No hay cohesión ni criterio. Es por eso que se toman medidas a las apuradas que no han sido analizadas y al tiempo se corrigen", indicó.

En este sentido, opinó que la idea de desacople de precios que tienen las autoridades es equivocada: "Hay un error conceptual cuando creen que van a modificar el valor del producto final interviniendo el producto primario. Buscar el remedio en el desacople es erróneo, porque el control no va evitar que suban los precios. Deberían entender que el foco está en la pérdida de poder adquisitivo de la gente".

En relación con Luis Basterra, ministro de Agricultura, cree que si bien "debe ser un funcionario que conoce el sector, no es un hombre sin libertades que tiene el poder necesario como para modificar las cosas y donde las decisiones pasan más por la Secretaría de Comercio Interior".

Por último, señaló que el futuro y el crecimiento del país está "básicamente enfocado en la no intervención los mercados y en apostar a una política exportadora y de infraestructura de caminos rurales, rutas y puertos".

"Es una persona que sabe contar hasta 10 ante un agravio y siempre va a dar una respuesta hábil ante una pregunta envenenada", elogió a Salaverri Matías de Velazco, su antecesor.

"Ante gobiernos que en vez de potenciar la producción solo la ven con una concepción extractiva, necesitamos una Carbap fuerte y presente. Horacio va a presidir una mesa de gente de trabajo, de verdaderos productores que no necesitan que les cuenten nada ya que lo viven en carne propia. Me quedo con la total tranquilidad y certeza de que Carbap va a mantener la filosofía que la hizo ser lo que es hoy", finalizó.