Un año después, ¿qué sabemos de las personas que asaltaron el Capitolio?

·7  min de lectura
El Departamento de Justicia emprendió la mayor investigación de su historia con la indagación de los alborotadores que asaltaron el Capitolio (AP / Jon Elswick)
El Departamento de Justicia emprendió la mayor investigación de su historia con la indagación de los alborotadores que asaltaron el Capitolio (AP / Jon Elswick)

En el año transcurrido desde que una gran multitud de partidarios de Donald Trump irrumpiera en el Capitolio de EE.UU. en un intento de impedir la certificación de la victoria presidencial de Joe Biden, más de 700 personas han sido acusadas de delitos federales. Los titulares sobre esos casos han estado dominados por unos pocos descarados y ruidosos.

El llamado chamán de QAnon, Jacob Chansley, que dirigió a la turba por los pasillos de mármol con cuernos y pieles, fue condenado a 41 meses. Jenna Ryan, una agente inmobiliaria de Texas que voló a Washington DC en un jet privado antes de unirse a los alborotadores dentro del edificio, solo para jactarse después de que no iría a la cárcel porque tenía “pelo rubio” y “piel blanca”, fue condenada a 60 días. Hay casos más complejos en curso contra miembros de grupos de extrema derecha como los Proud Boys y la milicia Oath Keepers.

Pero todos esos casos pueden estar ocultando un hecho alarmante sobre quienes asaltaron el Capitolio ese día para detener el proceso de la democracia, según los investigadores del extremismo.

“Lo interesante de esta gente es que no son interesantes. Hay trabajadores de la construcción e instructores de yoga. Provienen de una muestra representativa de Estados Unidos”, explica Seamus Hughes, subdirector del Programa sobre Extremismo de la GWU (Universidad George Washington).

“Los Oath Keepers y los Proud Boys reciben mucha cobertura mediática, lo cual es comprensible, pero la gran mayoría de ellos son bastante típicos”, afirma.

Hughes forma parte de un equipo de investigadores que está rastreando e investigando todos los casos federales relacionados con el atentado del 6 de enero de 2021. Su base de datos ofrece una visión de esa sección transversal de Estados Unidos.

Han descubierto que de los 704 casos actualmente en curso, la edad media de los acusados es de 39 años, de los cuales 613 son hombres. Proceden de 45 estados, incluidos 75 de Florida, y 63 de Texas y Pensilvania. Ochenta y una personas que han sido acusadas hasta ahora tenían experiencia militar previa, alrededor del 12 por ciento del total.

Para quienes registran y estudian el extremismo en Estados Unidos, el hecho de que una gama tan amplia de personas haya optado por participar en los disturbios de alguna manera es preocupante.

“Eso es casi más alarmante, porque no es alarmante”, comenta Hughes. “No hay un perfil. Su edad oscila entre los 18 y los 81 años. Vienen de 45 estados diferentes: están por todo el mapa. La idea que los une es que ‘tenemos que detener el robo’ [de las elecciones de 2020]. Pero es una especie de mezcolanza de creencias extremistas”.

“Es un reflejo de dónde estamos en el extremismo doméstico en general”, añade.

La investigación sobre el atentado del 6 de enero en el Capitolio es la mayor investigación policial federal de la historia. Los agentes del FBI (Oficina Federal de Investigaciones) de más de 50 oficinas de campo de todo el país están rastreando cerca de 250.000 pistas de Internet, millones de publicaciones en las redes sociales, vídeos e imágenes para identificar y detener a los autores.

Según la base de datos de la GWU, más del 80 por ciento de los acusados fueron acusados utilizando pruebas de sus propias cuentas de redes sociales.

Robert Chapman presuntamente se jactó de estar dentro del Capitolio de EE.UU. en una aplicación de citas ((FBI))
Robert Chapman presuntamente se jactó de estar dentro del Capitolio de EE.UU. en una aplicación de citas ((FBI))

Tim Levon Boughner, de 41 años, del condado de Macomb, en Michigan, fue el típico acusado. Los investigadores federales publicaron fotografías de su participación en actos de violencia en el Capitolio, destacando un tatuaje en forma de estrella cerca de su muñeca derecha. Un vídeo le mostraba utilizando un spray químico contra un agente de policía del Capitolio. Los fiscales dijeron que Boughner se jactó de sus acciones ese día en un post de Facebook en el que afirmaba que había “empezado a rociar para j**** a esos policías”.

Robert Chapman, de Carmel (Nueva York), fue detenido después de jactarse de sus travesuras en el Capitolio ante una pareja en la aplicación de citas Bumble. “Asalté el Capitolio... Llegué hasta Statuary Hall”, escribió Chapman en los mensajes una semana después del ataque. La respuesta de su potencial pareja: “No somos compatibles”.

Cientos de personas más fueron descubiertas a través de sus mensajes incriminatorios en las redes sociales. Durante los disturbios, The Independent fue testigo de cómo decenas de personas -a veces familias juntas- se encontraban dentro y fuera del Capitolio, mientras la violencia se desataba a pocos metros de ellos. Lo que eso demuestra, según Hughes, es que la mayoría de los que estaban en la multitud no creían estar haciendo nada malo.

“Si el 80 por ciento de ellos está documentando sus delitos en las redes sociales, no es porque sean malos delincuentes, sino porque se creen patriotas”, afirma.

Algo que sí destaca en los perfiles de los imputados es el elevado número de acusados con formación militar: alrededor del 12 por ciento de los 704 imputados hasta ahora, entre los que se encuentran cinco miembros del servicio activo y al menos 55 veteranos.

Para la Dra. Gina Ligon, directora del NCITE (Centro Nacional de Innovación, Tecnología y Educación Antiterrorista) de la Universidad de Nebraska en Omaha, esto enciende los focos rojos.

“Resulta sorprendente si se compara con el número de personas con formación militar de la población general que tienen la misma edad demográfica que los detenidos. También es alarmante si se tiene en cuenta que los encargados de proteger a nuestro país vieron ese día un ataque acorde con sus valores. Demuestra que los mensajes influenciados por el extranjero y los líderes corruptos de los grupos extremistas de aquí fueron capaces de volver nuestras propias armas entrenadas contra nosotros”, afirma.

La Dra. Ligon, de familia militar, dirige un centro de investigación que estudia las amenazas extremistas en EE.UU., incluido el extremismo interno. Cree que los veteranos militares fueron “el objetivo específico para unirse” al ataque del Capitolio, la mayoría de ellos tras más de cinco años fuera del servicio.

“En ese momento eran vulnerables: ya no tenían la identidad asociada a la pertenencia a un gran grupo poderoso (el militar), y sus agravios fueron manipulados para dirigir su ira hacia figuras de autoridad en símbolos de nuestro propio gobierno”, afirma.

El Pentágono anunció recientemente que estaba actualizando sus políticas de personal para hacer frente a un aumento del extremismo en el ejército, directamente como respuesta al elevado número de militares y ex militares en la multitud del 6 de enero. Las nuevas directrices incluyen normas sobre el uso de las redes sociales, para las que darle like o reenviar contenido extremista se consideraría como una defensa de esa causa.

El chamán de QAnon grita “libertad” dentro de la cámara del Senado el 6 de enero (Getty Images)
El chamán de QAnon grita “libertad” dentro de la cámara del Senado el 6 de enero (Getty Images)

Sin embargo, todavía hay una brecha, según la Dra. Ligon, con la población veterana.

“Se necesita un apoyo continuo para ellos en términos de formación sobre qué tipo de tácticas utilizan estos grupos para reclutarlos, en qué tipo de información en línea confiar y lo aberrantes que son los valores de estos grupos en comparación con los que tenían en el servicio durante años después de la separación, no solo en las últimas semanas cuando dejan el ejército”, señala.

Al igual que Hughes, la Dra. Ligon también observa con preocupación el gran número de personas corrientes que decidieron hacer algo extraordinario el 6 de enero.

“Lo que está ocurriendo en Estados Unidos ahora mismo, siempre hablamos de que la población general es como el agua que permite a los extremistas nadar más rápido hacia su objetivo. Y si están de acuerdo contigo, la corriente se mueve contigo, aunque no avalen la violencia”.

El 6 de enero, añade, las grandes multitudes dieron a los actores más extremistas de la multitud “permiso tácito” para actuar.

“Puede que ellos mismos no participen nunca en la violencia, pero al decir ‘me gusta lo que estáis haciendo’, eso les da este permiso psicológico para comportarse de forma horrible. Nunca lo había visto tan abiertamente en EE.UU.”.

Sin embargo, el futuro de los juicios del 6 de enero puede ser diferente al de los anteriores. Hughes dice que el DOJ (Departamento de Justicia) está “limpiando el camino” al llegar a acuerdos de culpabilidad para los delitos menores y de menor cuantía para poder dedicar recursos a los casos más complejos que implican a grupos organizados, por ejemplo.

Hughes afirma que está por ver si el 6 de enero se repite.

“El 6 de enero fue una tormenta perfecta. Tuvimos a los políticos de la corriente principal fomentando las teorías de conspiración. Había una cámara de eco en las redes sociales que aún no había descubierto cómo controlar el extremismo doméstico. Y un FBI y unas fuerzas de seguridad que se quedaron atrás y no reaccionaron ante lo que veían”, afirma.

“Si miras [las concentraciones posteriores] del 20 de enero, o la de Justicia para el 6 de enero, ya no tienes las mismas multitudes. El padre futbolista de Missouri, ahora sabe en qué se está metiendo, y no iría a una concentración así”.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.