Por segundo año, pandemia apaga la Pasión de San Juan de Guadalupe

·4  min de lectura

SAN LUIS POTOSÍ, SLP., abril 1 (EL UNIVERSAL).- En el marco del 60 aniversario de la representación de la Pasión de Cristo, en el barrio de San Juan de Guadalupe en la capital potosina, más de 200 participantes no pudieron desempolvar por segundo año consecutivo sus trajes y utilería, debido al riesgo que persiste debido al Covid-19.

Al igual que sus compañeros y vecinos del barrio, para Juan Manuel Aguilar, que participa desde hace 30 años en las representaciones de la última cena, crucifixión y muerte de Jesús Cristo, ha sido de tristeza y decepción, pues dijo, es una tradición arraigada en el barrio.

"Se entienden las razones, hay que cuidarnos, sabemos que se puede expandir el virus entre tanta aglomeración de gente. Da un poco más de tristeza cuando me ando paseando por el barrio y la gente nos hace la pregunta de ¿este año tampoco se va a hacer el evento? Ni hablar, ¿qué les decimos?, ni modo, nos dieron la orden de cancelar el evento por salud y bienestar para todos", agregó.

En entrevista para EL UNIVERSAL, Juan Manuel, comentó que desde el 12 de diciembre del 2020 tenía conocimiento sobre que por las condiciones que permanecían en el estado por el virus SARS-CoV-2 , probablemente no se podrían realizar los ensayos que comienzan desde el 7 de enero y hasta una semana antes del domingo de ramos, y por lo tanto la tradicional Pasión de Cristo en el barrio, que se ha convertido en referente turístico durante la Semana Santa, al igual que la Procesión del Silencio en la capital de San Luis Potosí.

El Cristo de San Juan Guadalupe

Para Juan Manuel y su familia era tradición acudir a las representaciones, por lo que desde su infancia siempre tuvo la ilusión de pertenecer al grupo, que se caracteriza en personajes, durante tres días para representar a muerte de Jesucristo en la Cruz, la cual comienza desde el Domingo de Ramos con una procesión desde la Iglesia de la Compañía ubicada en Plaza de Fundadores, hasta el templo en San Juan de Guadalupe y que continúa el jueves y Viernes Santo cada año.

Sin embargo, fue hasta 1990, cuando tenía 15 años, que un amigo de él que participaba en el performance lo invita a sumarse a los ensayos, que regularmente se realizan durante la noche, que decidió continuar.

"Son experiencias muy buenas y pues, ya rápido se pasó un tiempo y ya cuando acordé son 30 años participando con el grupo", dijo.

Pese a que por más de 10 años ha personificado a Samuel Belibeth o mejor conocido como Judío Errante, que niega a Cristo un poco de agua, mientras va camino a su crucifixión; durante el 55 aniversario solicitó representar a Jesucristo, como forma de homenajear al señor Rafael Aguilar Gutierrez, quién él considera ha sido el mejor Jesús dentro de la pasión que se realiza en el barrio y que había fallecido un año antes.

"Representé al personaje de Jesús, pero para ser sincero no me llenó del todo. Es un personaje que todo el mundo quisiera representar o tener similitud con él, pero yo me sentí que no estuvo acorde al personaje, a lo mejor requiere mucha bondad y yo me desenvuelvo más en los personajes de verdugos o así por el estilo, a lo mejor porque es lo que he desempeñado desde que empecé en el grupo".

No pierden la esperanza

Pese a que es la segunda vez que se cancela por la situación sanitaria, Juan Manuel, recordó que durante el año 2000, estuvo por cancelarse la representación por falta de patrocinios y apoyo gubernamental, debido a que el evento al cual acuden extranjeros para observar la escenificación, tiene un costo elevado.

Aunque en dicho año el coordinador del evento, Baltazar Gallegos, decidió suspenderlo como un acto de protesta, entre los mismos compañeros habían decidido realizarla sin tarimas y con la poca utilería que tenían al alcance. Pero el evento no tuvo mayor problema en llevarse a cabo, pues el presbítero de la iglesia, Antonio García, los apoyó con la renta del tapanco y otras cosas que se requerían.

Con ilusión en sus ojos, dijo no perder la esperanza para que la contingencia sanitaria pueda bajar y el próximo año se realice la tradicional Procesión en el Barrio de San Juan.

"Esperemos que el año entrante esta situación se componga y el año que entra realizar nuestro evento nuevamente y echarle todas las ganas y borrar la ausencia de estas dos presentaciones que no se lograron", concluyó.