Por año, por mes, solteros y con familia: cuánto recuperarán los salarios si se aprueba la modificación en Ganancias

Laura Serra
·3  min de lectura
Ganancias
Ganancias

De aprobarse el proyecto de ley del oficialismo que sube el piso del impuesto a las ganancias, los trabajadores que por ahora pagan el tributo ahorrarán, por mes, entre $259 y $9.641, según sea el rango del sueldo y si se trata de asalariado soltero o con cargas de familia. Estas estimaciones surgen de un trabajo elaborado por el Instituto Argentino de Análisis Fiscal (Iaraf) sobre sueldos mensuales con el aguinaldo incluido.

La iniciativa, cuyo debate arrancó esta semana en la Cámara de Diputados, establece una deducción especial para eximir del pago del impuesto a las ganancias a aquellas remuneraciones brutas de hasta $150.000 mensuales. Según el trabajo de Iaraf, un empleado sin cargas de familia con un ingreso mensual bruto de $100.000 verá su ingreso neto anual incrementado en $7000 ($583 mensuales). Si su remuneración es de $125.000 por mes, el incremento sería de $48.895 ($4075 mensuales), mientras que si se trata de un sueldo de $150.000, se ahorraría de pagar en ganancias $115.186 ($9641 mensuales) por año.

Beatriz Sarlo: “Me autocritico fuertemente, no debí decir por debajo de la mesa”

¿Qué sucedería con los trabajadores con cargas de familia si se aprueba la nueva ley? En este caso, los asalariados con un sueldo bruto de $125.000 mensuales verán incrementado su ingreso neto anual en $3111 ($259 por mes); si el sueldo es de $150.000, el ahorro será mayor: de $40.489 anuales ($3374 mensuales).

Sergio Massa recibió en Diputados a dirigentes de la CGT que piden ampliar los adicionales que quedan eximidos del impuesto a las ganancias
Prensa Diputados


Sergio Massa recibió en Diputados a dirigentes de la CGT que piden ampliar los adicionales que quedan eximidos del impuesto a las ganancias (Prensa Diputados/)

Para los empleados con sueldos superiores los mínimos, las deducciones continuarán siendo las mismos que los vigentes actualmente, excepto para quienes perciban una remuneración de entre $150.001 y $173.000: el proyecto del oficialismo dispone que, para esta franja de asalariados, el Poder Ejecutivo disponga los ajustes necesarios para evitar que terminen con un ingreso de bolsillo inferior a los que cobran hasta $150.000.

“Este sector de trabajadores va a tener un esquema donde el incremento de la deducción se va a ir reduciendo gradualmente”, explicó Roberto Arias, secretario de Política Tributaria, ante los legisladores durante la primera jornada de debate del proyecto. Ante la falta de precisiones sobre qué mecanismo instrumentará el Poder Ejecutivo, los diputados de Juntos por el Cambio plantearon sus disidencias.

“Estamos de acuerdo con el objetivo del proyecto, que es posibilitar que un gran número de trabajadores no paguen, o paguen menos de impuesto a las ganancias –sostuvo el diputado radical Luis Pastori–. Pero la forma en que se lo plantea no nos parece la más adecuada. Por ejemplo, pasando los 150 mil pesos el gravamen se aplica de manera plena, entonces hay una discriminación con quienes superen ese monto”.

El impacto sobre las provincias

Los legisladores también advirtieron sobre el impacto fiscal que este proyecto tendrá sobre las arcas provinciales, pues el impuesto a las ganancias es coparticipable. Según el Gobierno, el costo fiscal de la iniciativa rondará los $41.250 millones anuales.

Sobre este punto, otro documento de trabajo de IARAF precisa que el sector público nacional financiaría el 40% de la modificación del impuesto, mientras que las provincias contribuirían con el 60% a través de los recursos netos resignados a través de la coparticipación.

De todas maneras, según IARAF, “el efecto recaudatorio negativo de Ganancias será parcialmente compensado por un efecto indirecto de dirección contraria que surge en la medida en que el mayor ingreso disponible para los contribuyentes se vuelque al consumo en la economía doméstica”. De darse esta situación, se verificará un aumento en la recaudación de tributos indirectos como IVA, impuestos internos a nivel nacional, ingresos brutos a nivel provincial y las tasas municipales.

Cruce de correos: cómo fue el ofrecimiento, según la prueba que presentó Beatriz Sarlo en la Justicia

“Desde el punto de vista global, por cada $10.000 millones de reducción del impuesto a las ganancias su destino a consumo genera ingresos por el orden de $2.185 millones; por lo que el costo neto es de $7.815 millones. Es decir que, solamente tomando los tres tributos mencionados (IVA, ingresos brutos y tasas municipales), al menos un 22% del costo fiscal directo es contrarrestado por los efectos tributarios indirectos”, estimó IARAF.