Año Nuevo: cuáles son los principales temores de los argentinos para 2022

·4  min de lectura
A nivel personal, los encuestados señalaron que 2021 fue algo mejor que 2020; sin embargo, en lo institucional, se mantiene el escepticismo
Ricardo Pristupluk

Entre el optimismo y el pesimismo. Con este estado emocional-cognitivo se enfrentan los argentinos al próximo año 2022. Así lo reveló una encuesta online, realizada por el Observatorio de Psicología Social Aplicada (OPSA) de la Universidad de Buenos Aires (UBA), a 1002 argentinos mayores de 18 años en diciembre de 2021. Los encuestados, a través de redes sociales, pertenecen mayoritariamente a la clase media (52%) y se encuentran ubicados en el área metropolitana de Buenos Aires (AMBA) (43%).

“Esperanzado” (44%) y “expectante” (42%) fueron las dos opciones más elegidas en referencia a 2022, que reflejan “un posicionamiento personal entre la ilusión y la confianza de vivir un año mejor que 2021″, pero también “la prudencia o alerta atencional al año que se inicia”, señaló el estudio.

La vacunación en la Argentina, en tiempo real

La mayoría de los encuestados espera de 2022 tranquilidad y paz, mejorar y justicia; los conceptos más mencionados en el estudio. Además, el 50% reveló que espera mejorar la calidad de vida personal y familiar y el 46%, vivir más tranquilo, sin sobresaltos ni cambios. También destacaron los deseos de “tener menos incertidumbre para tomar decisiones” (33%), estar mejor emocionalmente (30%) y progresar económicamente (29%).

Por otro lado, el 25% señaló encontrarse resignado o desganado, seguido de “con poca fuerza” un 24%. Además, los principales temores de los argentinos para el nuevo año son que aumente la inseguridad (59%), que no se termine la pandemia del Covid-19 (49%) y que haya una crisis económica (46%). Otras preocupaciones son que no baje la inflación (43%) o que no se recupere la economía (42%).

Balance de 2021

“Incertidumbre” fue la palabra más nombrada por los argentinos para describir el año que concluye en pocos días. Después, le siguieron “bueno” y “esperanza”, “positivo” y “aprendizaje”. Además, la mayoría valoró positivamente las relaciones familiares (74%) y la salud física (61%); frente a los factores peor valorados: la economía personal o familiar, los logros alcanzados, el trabajo y el estado de ánimo en general.

El estudio señaló que “para una proporción grande de la ciudadanía, la situación personal y familiar comenzó a recuperarse del drama vivido en 2020″. “2020 fue el año del inicio de la pandemia en la Argentina, del confinamiento, del trabajo en modalidad home office, de la educación virtual y, por lo tanto, de los niños en los hogares, desestructurando todas las rutinas familiares; del cierre de comercios y el derrumbe económico. Todo esto tuvo un fuerte impacto en la salud mental de la gente. Los argentinos vivíamos en una olla a presión, con demasiados estresores juntos que nos costó regular y superar”, señaló a LA NACIÓN Gustavo González, presidente de OPSA.

Positivo en lo personal, negativo a nivel país

En referencia a la situación personal y familiar, en niveles generales los argentinos definieron un balance más positivo de 2021 que de 2020 en todos los aspectos consultados: economía, trabajo, salud física, salud mental, felicidad, calidad de vida, relaciones familiares y felicidad. Mientras, en cuanto a la situación de la Argentina, se observó una profundización de la mirada negativa sobre la marcha del país (economía, trabajo, educación, seguridad, política y relaciones internacionales), excepto en la gestión sanitaria (un 40% lo evaluó como positivo en 2021 y solo un 29%, en 2020).

“El 2021 con el fin de confinamiento, la reapertura de los comercios, la reactivación económica en ciertos sectores, el avance del programa de vacunación, la vuelta de los niños a las aulas, los reencuentros familiares y sociales, significó una bocanada de aire que descomprimió en mucho lo que estábamos viviendo. En tal sentido, 2021 no trajo la esperanza de un regreso paulatino a la vida prepandemia”, destacó González.

Pero los encuestados también destacaron palabras de valoración negativa para identificar el año pasado: “malo”, “tristeza”, “desastre” y “desesperanza” fueron algunas de ellas.

En cuanto al balance a nivel de la actividad estatal nacional, los encuestados evaluaron de manera negativa la situación de la Argentina, principalmente en los aspectos de justicia (82%), seguridad (74%), economía (72%) y gestión política en general (67%).

Por lo tanto, todas las dimensiones evaluadas en lo personal y familiar concluyeron en un balance más positivo de 2021 que de 2020; mientras que se destacó una “profundización de la mirada negativa sobre la marcha del país”, a excepción de la gestión sanitaria, probablemente debido al plan de vacunación, según señaló el estudio.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.