Año Nuevo y coronavirus: fiestas sin barbijo y hasta la mañana en los parques de la Ciudad

LA NACION
·3  min de lectura

Las heladeras portátiles se usaron como asientos improvisados y nadie usó barbijo: pese a las indicaciones de distanciamiento social, los jóvenes coparon masivamente los parques y plazas porteños con sus festejos de Año Nuevo.

En Parque Sarmiento y hasta las primeras horas de la mañana, cientos de jóvenes permanecían -botella en mano- festejando la llegada del 2021. Compartían vasos, bailaban y charlaban sin mantener la distancia personal. Algunos fueron más preparados y llevaron anteojos de sol para el festejo que se extendió muchas horas después de la medianoche. Con bares y discotecas cerrados, el espacio público fue el centro de reunión.

Año Nuevo en Pinamar: una multitud en la calle, fiestas clandestinas y cordón policial frente a la playa

"Veremos de qué modo las fuerzas de seguridad empiezan a actuar en las calles para disipar a la gente y para impedir aglomeraciones", aseguró ayer Alberto Fernández consultado acerca de las diferentes fiestas clandestinas que se reportaron en los últimos días. Pese a ello, las reuniones multitudinarias se repitieron en muchos barrios de la Ciudad.

En Plaza Mafalda, en el barrio de Colegiales, la Policía de la Ciudad les pedía a los jóvenes que se retiraran a sus casas pasadas las seis de la mañana. Lo mismo sucedía en Parque Chacabuco, donde había hasta enormes parlantes portátiles para musicalizar las juntadas. Allí fue agredido el periodista de Todo Noticias Sebastián Domenech, que estaba transmitiendo desde el lugar. "Estás grabando los quilombos", le gritó un hombre mientras reportaba los festejos en la plaza.

Impuestos: por qué los porteños pagarán más desde hoy por usar tarjeta

En el barrio de Versalles, el lugar elegido para los festejos fue la Plaza Ciudad de Banff. Los jóvenes llegaron a los puntos de reunión en autos particulares, bicicletas o hasta a pie. Otros puntos de encuentro fueron Plaza Arenales, en Villa Devoto, Parque Avellaneda, y Plaza Monte Castro, entre otras.

Pese a las aglomeraciones, desde el gobierno porteño informaron que no se registraron mayores incidentes. Según informó Telam, desde la madrugada equipos de bomberos, guardaparques, personal de limpieza, agentes comunales y policiales recorrieron las plazas y parques para pedirle a los jóvenes que se fueran retirando. En el caso de Parque Saavedra, la policía recorrió con megáfonos el predio para disuadir a los festejantes sin demasiado éxito.

La Policía de la Ciudad aseguró que "salvo algún incidente puntual no hubo problemas en general" y que "mucha gente "se fue yendo de los lugares entrada la madrugada".

Una postal similar ya se había visto, a menor escala, en Navidad. Los festejos se dieron en un momento en que están aumentando los casos de contagios por conoravirus, que hacen temer por una segunda ola de contagios.

A las siete de la mañana los equipos de limpieza de cada comuna se acercaron a las plazas para limpiar los desperdicios. Vasos, botellas y latas de un festejo de Año Nuevo distinto.