Buen arranque de la vacunación de niños en EEUU

·4  min de lectura

WASHINGTON (AP) — La campaña para vacunar a niños en edad de acudir a la escuela primaria en Estados Unidos ha tenido un buen comienzo, dijeron el miércoles autoridades sanitarias, pero algunos expertos ven indicios de que será difícil mantener ese impulso inicial.

Unos 900.000 niños de 5 a 11 años habrán recibido su dosis inicial de la vacuna contra el COVID-19 en la primera semana en que ya pueden acceder a ella, informó la Casa Blanca, proporcionando el primer vistazo sobre el ritmo de las vacunaciones para ese grupo demográfico.

“Hemos tenido un comienzo muy bueno", dijo el coordinador de la Casa Blanca para el COVID-19, Jeff Zients, a la prensa.

Las autoridades federales dieron la autorización definitiva a las vacunas pediátricas el 2 de noviembre, y al día siguiente ya se les estaban aplicando a los chicos en algunos lugares.

El aumento proyectado en la vacunación para chicos en edad de acudir a la escuela primaria parece similar al gran incremento registrado en mayo, cuando se autorizó que adolescentes de 12 a 15 años tuvieran acceso a sus dosis.

Actualmente casi 200.000 farmacias, clínicas y consultorios médicos están ofreciendo la vacuna a niños más jóvenes, y el gobierno del presidente Joe Biden calcula que al concluir el miércoles se habrán aplicado más de 900.000 dosis para niños. Además, para los próximos días están programadas 700.000 citas para aplicación de primera dosis.

Unos 28 millones de niños de 5 a 11 años ya pueden recibir la vacuna de Pfizer de dosis baja. Los chicos que reciban sus dos dosis para fines de la semana entrante estarán totalmente vacunados para Navidad.

El gobierno está alentando a las escuelas a que instalen clínicas de vacunación para facilitar aún más que los niños reciban sus inyecciones. La Casa Blanca también le está pidiendo a las escuelas que compartan la información de “mensajeros de confianza” como médicos y funcionarios de salud pública a fin de combatir la desinformación en torno a las vacunas.

Ya se preveía que habría una gran demanda inicial de vacunas de parte de los padres, que han estado aguardando una oportunidad de proteger a sus hijos, en especial antes de las fiestas de fin de año.

Aproximadamente 3% de los chicos que ya pueden acceder a las vacunas en Estados Unidos recibieron sus dos iniciales en la primera semana, pero las tasas de vacunación variaron ampliamente en el país, de la misma forma en que sucedió con las dosis para adultos.

El secretario de Salud y Servicios Humanos de California, doctor Mark Ghaly, dijo el miércoles que más de 110.000 californianos de 5 a 11 años recibieron su primera dosis contra el coronavirus, es decir 9% de los niños de esa edad en el estado.

“Estamos comenzando a ver este incremento y me siento realmente alentado por lo que esto significa para nuestro estado”, manifestó.

Sin embargo, algunos expertos dicen que, a nivel nacional, la demanda podría comenzar a disminuir pronto. Hacen notar que datos de encuestas dejan entrever que sólo una fracción de los padres tienen planeado llevar a vacunar a sus hijos de inmediato, y sospechan que la tendencia será similar a la de hace unos meses, cuando se autorizó que los chicos de entre 12 y 15 años acudieran a vacunarse.

En la primera semana después de la autorización en mayo, la cifra de adolescentes que recibían su primera dosis se incrementó en aproximadamente 900.000, según una revisión que hizo la Academia Americana de Pediatría a partir de información federal. A la semana siguiente aumentó aún más, a 1,6 millones.

“Hubo una andanada inicial”, dijo Shannon Stockley de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos.

Pero luego la cifra disminuyó en forma constante durante meses, lo cual se interrumpió sólo brevemente en agosto en un momento de fuerte propagación de la variante delta y los preparativos para regresar presencialmente a las escuelas.

___

Stobbe reportó desde Nueva York. Anthony Izaguirre en Tallahassee, Florida, Becky Boone en Boise, Idaho, Don Thompson en Sacramento y Lindsey Tanner en Three Oaks, Michigan, contribuyeron a este despacho.

___

El Departamento de Salud y Ciencia de The Associated Press recibe apoyo del Departamento de Educación Científica del Instituto Médico Howard Hughes. La AP es la única responsable de todo el contenido.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.