Más de 90 manifestantes son asesinados en Myanmar en "día de vergüenza para las fuerzas armadas"

·2  min de lectura
Protesta de manifestantes en Launglone, distrito Dawei

27 mar (Reuters) - Las fuerzas de seguridad de Myanmar dispararon y mataron más de 90 personas, incluido un niño, el sábado, dijeron informes de prensa y testigos, pese a que el líder de la junta gobernante dijo que los militares protegerían a la gente y lucharían por la democracia.

Los manifestantes contra el golpe militar del 1 de febrero salieron a las calles de Yangon, Mandalay y otras ciudades, desafiando una advertencia de que podrían recibir un disparo "en la cabeza y la espalda", mientras los generales del país celebraban el Día de las Fuerzas Armadas.

"Hoy es un día de vergüenza para las fuerzas armadas", dijo en un foro en línea el Dr. Sasa, portavoz de CRPH, un grupo anti-junta creado por legisladores depuestos.

Las muertes del sábado, uno de los días más sangrientos desde el golpe, llevarían el número de civiles muertos a más de 400. Hay miles de personas manifestadas en partes de Myanmar el sábado.

Un niño que, según los medios locales, tenía tan solo cinco años, se encontraba entre las al menos 13 personas asesinadas en la segunda ciudad de Mandalay en Myanmar. El portal de noticias Myanmar Now dijo que 91 personas habían muerto en total de parte de las fuerzas armadas.

Tres personas, incluido un hombre que juega en un equipo de fútbol local sub-21, murieron en una protesta en el distrito de Insein de la ciudad más grande de Myanmar, Yangon, dijo un vecino a Reuters.

"Nos están matando como pájaros o gallinas, incluso en nuestras casas", dijo Thu Ya Zaw en la ciudad central de Myingyan, donde murieron al menos dos manifestantes. "Seguiremos protestando independientemente (...) Debemos luchar hasta que caiga la junta".

También se informó de muertes en la región central de Sagaing, Lashio en el este, en la región de Bago, cerca de Yangon y en otros lugares. Un bebé de un año recibió un disparo en el ojo con una bala de goma.

(Por Reuters staff; Editado en español por Juana Casas)