Sudáfrica envió tropas a Mozambique para repatriar nacionales tras atentado

Agencia EFE
·2  min de lectura

Johannesburgo, 2 abr (EFE).- El presidente de Sudáfrica, Cyril Ramaphosa, informo hoy de que ha enviado tropas al vecino Mozambique para repatriar a nacionales que quedaron atrapados en la ciudad norteña de Palma tras el ataque yihadista del pasado 24 de marzo.

El presidente dijo que los soldados están evacuando a ciudadanos sudafricanos en la provincia de Cabo Delgado, donde está la ciudad atacada por el grupo yihadista Al Shabab, que obligó a residentes locales y extranjeros a huir.

"Ya hemos atendido el tema de la evacuación de esos sudafricanos que están varados en Mozambique", afirmó Ramaphosa en Johannesburgo, tras asistir a una ceremonia de homenaje a Winnie Madikizela-Mandela, la segunda esposa de primer presidente negro del país, Nelson Mandela, fallecida hace tres años.

"La SANDF (Fuerza de Defensa Nacional de Sudáfrica) ha traído de regreso a uno de los fallecidos. Seguimos involucrados en garantizar la seguridad de nuestra gente en Mozambique en Pemba (capital de Cabo Delgado, adonde siguen llegando desplazados) y en Palma", agregó el jefe de Estado, citado por medios locales.

A comienzos de esta semana, la madre de un sudafricano que murió en el ataque en Mozambique describió cómo su esposo y otro hijo se escondieron en un bosque durante la noche, aterrorizados por la posibilidad de ser descubiertos por los atacantes.

El hijo de Meryl Knox, Adrian Nel, fue uno de los muertos en una emboscada en un hotel de Palma la semana pasada. La familia era parte de un número indeterminado de expatriados que quedaron atrapados durante el ataque yihadista.

Las informaciones son difíciles de verificar debido a que las telecomunicaciones no funcionan en Palma, donde el Ejército de Mozambique sigue con su "operación de limpieza" para eliminar focos de resistencia e intentar hacerse con el control de la urbe.

Este ataque es el más grave ocurrido recientemente en Cabo Delgado desde el inicio en 2017 de la insurgencia de Al Shabab en esta provincia, que ha desplazado ya a cerca de 700.000 personas de sus hogares y ha causado miles de muertos.

Pese a ser homónimo del grupo yihadista somalí, Al Shabab en Mozambique no está vinculado a esa organización terrorista leal a la red Al Qaeda, sino al Estado Islámico (EI).

Según la ONU, más de 110.000 ciudadanos vivían en el distrito de Palma, del que es capital la urbe homónima, incluidos más de 67.000 residentes y 43.600 personas que buscaron refugio en la ciudad tras ser desplazadas de otras partes de Cabo Delgado por la violencia.

Palma es una ciudad próxima a proyectos millonarios gasísticos, uno de los principales en manos de la compañía francesa Total, que decidió suspender las operaciones que planeaba reanudar esta semana en la zona.

La crisis humanitaria en Mozambique va en aumento mientras los yihadistas queman pueblos enteros, decapitan a personas, incluidos menores, y cometen otros crímenes, según advirtió la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) el pasado 22 de marzo.

(c) Agencia EFE