8N: Patricia Bullrich usó pasajes del Senado para viajar a Córdoba

Gabriela Origlia
·2  min de lectura

CÓRDOBA.- Patricia Bullrich, presidenta del PRO nacional, viajó a Córdoba acompañada por dos personas para participar del banderazo del domingo pasado con pasajes correspondientes al Senado de la Nación. El dato fue confirmado a LA NACION desde el círculo de la dirigente y también desde el de la senadora Laura Rodríguez Machado, que fue quien los pidió a la cámara. En ambos casos subrayaron que no hay ningún acto de ilegalidad.

Bullrich llegó el sábado a la noche a Córdoba; el domingo mantuvo reuniones con dirigentes y participó de la movilización contra el Gobierno nacional. Regresó a la Ciudad de Buenos Aires esa misma noche.

El kirchnerismo libera el camino para que Martín Guzmán ofrezca señales de austeridad al FMI

"Los senadores donan al partido pasajes a modos de aporte; en vez de cambiarlos por dinero ellos los entregan al partido", dijeron a este diario los representantes de Bullrich.

Por su lado, voceros de Rodríguez Machado indicaron que el procedimiento fue autorizado por el área Administrativa del Senado. Se presentó el pedido y se realizó la reserva de los vuelos. "Los senadores tienen diez pasajes innominados que pueden utilizar como quieran, donarlos a quien quieran", apuntaron y aclararon que está todo publicado en el portal de transparencia del cuerpo.

En agosto del año pasado, a dos meses de haber dispuesto la prohibición del canje por dinero de los pasajes aéreos, una resolución administrativa del Senado decidió postergar la aplicación hasta este año. En marzo, al comienzo de la pandemia, el cuerpo suspendió la entrega de tramos innominados tanto aéreos como terrestres.

Dolarizaron deuda en pesos para acortar la brecha cambiaria

Por eso, entre ese mes y octubre no se registran entregas en la publicación oficial; el mes pasado fueron cuatro: dos a nombre de Rodríguez Machado y dos para Anabel Fernández Sagasti.

Las críticas que no apuntan a que haya una ilegalidad en el procedimiento sino a que la propia Bullrich pide una baja del gasto político, incluso a inicios de la pandemia había solicitado que todos los funcionarios se bajaran los sueldos.