Ya son 80 los muertos y 2.774 los infectados por el coronavirus en China

El número de fallecidos por el nuevo coronavirus causante de la neumonía de Wuhan se elevó hoy a 80, entre los 2.744 infectados diagnosticados en el país asiático, informaron las autoridades sanitarias de China.

En su informe diario, distribuido pasada la medianoche, la Comisión Nacional de Sanidad de China agregó que entre los contagiados había 461 pacientes en estado grave, mientras que 51 personas habían sido dadas de alta.

Esto supone un aumento de 24 decesos, 769 casos confirmados, 137 casos agravados y dos curados respecto al informe emitido 24 horas antes.

Todos los nuevos fallecimientos se produjeron en la provincia de Hubei, de la que Wuhan es capital, una ciudad de unos 11 millones de habitantes, origen del brote y que desde el pasado jueves se encuentra con los accesos cortados.

En este contexto, China anunció que ampliará el feriado por el Año Nuevo lunar, cuya conclusión estaba prevista el día 30, hasta el próximo 2 de febrero, para evitar contagios por el brote.

"La medida se ha tomado para reducir de manera efectiva las concentraciones de gente, bloquear la propagación de la epidemia y salvaguardar la seguridad y la salud de los chinos", aseguró la Oficina General del Consejo de Estado (el Ejecutivo chino) en un comunicado recogido por la agencia estatal de noticias Xinhua.

Así, las universidades, institutos, colegios y guarderías de todo el país "pospondrán la apertura del semestre de primavera hasta nuevo aviso", indicó el texto, citado por la agencia Efe,

Hasta la fecha, las autoridades sanitarias realizaron seguimiento médico a 32.799 personas que estuvieron en contacto cercano con alguno de los infectados, de las que 30.453 continúan en observación.

Todos los casos se produjeron en 30 divisiones provinciales chinas, las que elevaron la alerta sanitaria al máximo nivel en los últimos días.

Por el momento, Tíbet sigue siendo la única provincia sin registrar ningún contagio diagnosticado.

Fuera de China, se registraron 8 infectados en Tailandia (al menos, dos de los cuales, curados), 5 en Estados Unidos, y 4 en cada uno de los siguientes países: Australia, Singapur, Malasia, Taiwán, Francia y Japón (uno curado). Tres en Corea del Sur, dos en Vietnam, uno en Nepal y otro en Canadá.

En Estados Unidos, los dos nuevos casos se confirmaron este domingo en California y Arizona.

En tanto, China empezó a desarrollar una vacuna contra el nuevo coronavirus, según informó la prensa local.

El científico Xu Wenbo, del Centro de Prevención y Control de Enfermedades, indicó que el organismo ya está desarrollando una vacuna contra el coronavirus "después de lograr aislar con éxito la primera cepa del virus", publicó el estatal Diario del Pueblo.

Al mismo tiempo, el director general de la Organización Mundial de la Salud, Tedros Adhanom Ghebreyesus, partió hoy hacia Pekín para brindar su apoyo.

"Estamos trabajando sin parar para ayudar a China en este difícil momento, y mantenemos el contacto cercano con países afectados", dijo en su cuenta de Twitter.

Con este viaje la OMS busca recopilar información sobre las últimas novedades en la lucha contra la epidemia y "fortalecer nuestra asociación con China para dar mayor protección contra este brote".

En tanto, hoy Francia anunció que ofrecerá a sus ciudadanos en Wuhan esta semana la posibilidad de repatriarse.

La ministra de Sanidad, Agnès Buzyn, indicó a la prensa que se están cerrando los preparativos para que pueda haber un vuelo directo desde esa ciudad china, epicentro de la epidemia de coronavirus.

El consulado francés está en contacto con los franceses residentes allí para registrar a todos aquellos que deseen abandonar la zona.

Las autoridades de París cancelaron como medida preventiva la celebración dispuesta para hoy del Año Nuevo chino en esa ciudad, donde están internados dos de los tres pacientes afectados en Francia por el coronavirus.

La preocupación por el brote alcanzó al papa Francisco, que expresó hoy su solidaridad y cercanía a las personas afectadas.

"Deseo permanecer cercano y rezar por las personas enfermas por el virus que se ha difundido por China", aseguró con un mensaje pronunciado al finalizar el rezo del Ángelus este domingo en la Plaza de San Pedro del Vaticano.