8 razones por las que deberías animarte a saltar en trampolín

Pilar Hernán
·3  min de lectura

¿Quién no ha disfrutado dando saltos cuando era pequeño? “Desde la infancia, siempre tendremos un recuerdo de querer saltar en una cama elástica donde nos permitían hacer piruetas, volteretas o incluso, si nos caíamos, era una actividad segura por la absorción del impacto”, nos cuenta la entrenadora personal Gemy Osorio Astorga. Lo cierto es que has pasado las hojas de tu calendario y han pasado ya los años, pero es curioso comprobar cómo esta práctica ha regresado para quedarse en la vida de los mayores, convirtiéndose en una muy buena manera de hacer ejercicio, proporcionando muchos beneficios en menos tiempo.

Lee también: Ejercicios con salto: los mejores aliados para adelgazar y quemar calorías

Si tienes poco tiempo para ir al gimnasio y quieres ahorrar tiempo en un entrenamiento efectivo a nivel cardiovascular, no es mala opción hacerse con un trampolín o una cama elástica como el que está haciendo furor en muchas famosas y que te garantizará diversión asegurada así como los múltiples beneficios”, nos cuenta la entrenadora personal, que los resume en los siguientes:

  • Este ejercicio supone un gran trabajo para el núcleo abdominal: y es que cada vez que saltas al aire, tu cuerpo debe moverse y flexionarse para poder descender correctamente, haciendo de esta forma que tu abdomen trabaje de una forma óptima y efectiva.

  • Piernas y glúteos tonificados: haciendo un entrenamiento con rebotes, entrenamos la tonificación en nuestro tren inferior, dando forma especialmente a nuestras piernas y glúteos, dos de las zonas que más preocupan a muchas mujeres. Además, la entrenadora personal nos explica que este ejercicio se puede intensificar si añadimos patadas o diversos movimientos que la hagan desafiante, así como añadiendo peso en los tobillos.

  • Disminuye el impacto de las articulaciones: tus articulaciones, como pueden ser el tobillo, la cadera y la rodilla se ven mucho menos afectadas que cualquier otro entrenamiento aeróbico cuando recurres al uso de estos mini trampolines.

  • Tienes que dedicar menos tiempo a tu entrenamiento cardiovascular y, sin embargo, consigues que sea aún más efectivo: Gemy Osorio nos cuenta que veinte minutos de salto en trampolín equivalen a correr treinta minutos, por lo que consigues el objetivo de quemar más calorías en menos tiempo.

  • Además, tiene más beneficios para tu salud, pues te ayuda a reforzar el sistema linfático, siendo además un entrenamiento muy efectivo para disminuir los niveles de colesterol y triglicéridos.

  • ¿Y a quién no le divierte esta opción de saltar, sintiéndose de nuevo como un niño? Según la experta, la práctica de este ejercicio nos ayuda a combatir la depresión.

  • Aún hay más: saltar en el trampolín nos ayuda a respirar más profundamente.

  • Y, por último, pero no menos importante, también nos echa una mano a la hora de mejorar el equilibrio.

Lee también: Posturas de yoga para trabajar el equilibrio

mujer saltando en un trampolín
mujer saltando en un trampolín

Comenzar con rebotes suaves

¿Te hemos convencido? Pues si quieres comenzar en esta actividad y tienes ya el trampolín disponible, en tu hogar o en tu centro deportivo, puedes empezar con diez minutos al día, con los pies descalzos y haciendo rebotes suaves. "Más tarde, cuando hayas cogido confianza, puedes intentar soltarte. Solo necesitarás buena música y ganas de hacer ejercicio mientras te diviertes. También puedes encontrar, en centros deportivos, clases grupales donde el entrenamiento será realmente efectivo y te divertirás", concluye la entrenadora personal.