Un 8,4% de las mujeres de las Fuerzas Armadas de EEUU sufrieron acoso en 2021

·2  min de lectura

Washington, 1 sep (EFE).- Un 8,4 % de las mujeres de las Fuerzas Armadas de Estados Unidos sufrieron acoso o abuso sexual en 2021, en lo que supone la mayor cantidad de denuncias desde que el Pentágono empezara a registrar esas agresiones en 2006, según un informe hecho público este jueves.

El informe del Pentágono muestra que un 1,5% de los hombres de las Fuerzas Armadas también fueron víctimas de un delito sexual, bajo lo que se incluyen violación, abusos y acoso.

En concreto, uno 35.900 militares en activo (19.300 mujeres y 16.600 hombres) sufrieron al menos una vez en 2021 una agresión sexual, lo que supone un incremento significativo con respecto a los 20.500 que hicieron esas denuncias en 2018.

Los datos muestran la mayor cantidad de agresiones sexuales entre mujeres desde 2006, cuando las Fuerzas Armadas empezaron a medir esas agresiones con unas encuestas confidenciales, que se realizan aproximadamente cada dos años y que esta vez se retrasaron por la pandemia.

Con respecto a los hombres, el dato de 1,5 % registrado este año solo fue superado una vez: en 2006, cuando el 1,8 % de los hombres denunciaron haber sido víctimas de abusos.

"Estos números son trágicos y nos decepcionan de una manera profunda", dijo en declaraciones a la prensa Beth Foster, directora de la oficina de las Fuerzas Armadas encargada de varios asuntos de personal, incluido el de la prevención de abusos sexuales.

Coincidiendo con la publicación del informe, el secretario de Defensa, Lloyd Austin, envió una directiva a las Fuerzas Armadas para pedirles que hagan todo lo posible para prevenir el acoso y abuso sexual, además de incrementar sus esfuerzos para que los responsables rindan cuentan, detalló Foster.

Demócratas y republicanos del Congreso de EE.UU. llevan presionando desde hace años al Pentágono para que preste mayor atención las denuncias de acoso y abuso sexual.

Este asunto ganó mayor atención por la desaparición y asesinato en 2020 de la soldado hispana Vanessa Guillén, de 20 años de edad y que había sufrido continuos abusos sexuales en la base de Fort Hood (Texas) sin que sus superiores hicieran nada por evitarlo, según reveló posteriormente una investigación de las Fuerzas Armadas.

Guillén fue asesinada por uno de sus compañeros en la base, Aaron David Robinson, quien se suicidó cuando la Policía fue a interrogarlo.

El caso de Guillén, de ascendencia mexicana, atrajo la atención nacional de EE.UU. y expuso la necesidad de cambios en la manera en la que las Fuerzas Armadas investigan los casos de abuso y acoso sexual.

(c) Agencia EFE