El 77 % de los kazajos apoya reducir los poderes del presidente, según el resultado final

·2  min de lectura

Nursultán, 7 jun (EFE).- El 77,18 % de los kazajos votó este domingo a favor de refrendar su Constitución para transitar de un Estado "superpresidencial" a uno presidencial con un Parlamento más fuerte, según los resultados definitivos de la consulta popular ofrecidos este martes.

"El 77,18 % de los participantes en la votación en todas las regiones del país, es decir 6.163.516 personas, dieron el 'sí' a los cambios constitucionales", dijo Nurlán Abdírov, presidente de la Comisión Electoral Central del país.

En contra de las enmiendas votó el 18,66 % de los electores, agregó.

"El referéndum se considera válido", resumió el funcionario.

La afluencia a las urnas en el primer referéndum en 27 años en Kazajistán, en el que se votaron 56 enmiendas a 33 artículos de la Carta Magna, se situó en un 68,05 %, según datos oficiales.

El presidente de la mayor economía de Asia Central, Kasim-Yomart Tokáyev, esperaba el apoyo del pueblo al referéndum que planteó hace poco más de un mes para unir y calmar a la sociedad tras las violentas protestas de enero pasado.

Tokáyev, en el poder desde 2019, aseguró que el referéndum es una garantía de que los acontecimientos de enero no se repetirán, al abrir el camino a un "nuevo" Kazajistán.

La votación se celebró cinco meses después de las violentas protestas, alentadas por el descontento social con la corrupción y la élite del país, en el que la familia del primer presidente Nursultán Nazarbáyev tenía una gran influencia y vastos intereses económicos y políticos.

Esas protestas, que estallaron inicialmente por la subida del precio del gas licuado, se transformaron en disturbios que provocaron 240 muertos y cerca de 4.600 heridos, y que fueron reprimidas entre denuncias de un intento de golpe de Estado.

Desde entonces, Tokáyev ha conseguido emerger como una figura independiente -muchos consideraban que Nazarbáyev seguía mandando en la sombra-, y ha conseguido desalojar de importantes cargos económicos y políticos a su antecesor y a sus familiares.

Las reformas están encaminadas a reducir los poderes del presidente, de manera que no podrá pertenecer a ningún partido y tampoco podrá optar por más de dos mandatos seguidos.

Además, los familiares del jefe del Estado no podrán ocupar cargos directivos en instituciones estatales.

Por contra, tanto el Majilis (Cámara Baja) como el Senado ganarán poderes y atribuciones.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.