El pequeño comercio en Italia reabre con incertidumbre por la COVID19

Agencia EFE

Roma, 18 may (EFE).- Los pequeños comercios como tiendas, peluquerías, bares o restaurantes han reabierto este lunes en Italia, tras cerrar el 9 de marzo por el confinamiento nacional decretado por el Gobierno para frenar la pandemia del coronavirus, que ha costado al país más de 70.000 millones de euros, según el Banco de Italia.

Lo han hecho con incertidumbre, ante la posibilidad de que la demanda no se reactive de inmediato y no puedan recuperar las pérdidas millonarias acumuladas.

"Italia está probando a volver a la normalidad, pero hay muchos miedos, miedo a los contagios, miedo a que la gente no gaste y afronte esta situación con menos ingresos, miedo por parte de las empresas a no recuperar lo perdido", explica a EFE el director del centro de investigación de la Confederación General de la Industria Italiana, la patronal italiana, Stefano Manzocchi.

EL 70 % DE LOS PEQUEÑOS COMERCIOS HAN ABIERTO EN ITALIA

La patronal de las empresas del comercio (Confcommercio) señala que solo el 70 % de los pequeños negocios han abierto hoy, mientras que el 30 % restante ha mantenido el cierre, sobre todo tiendas de ropa, calzado y venta de muebles.

Entre los motivos se encuentran las dudas sobre si abrir es rentable cuando el consumo no se mueve lo suficiente; la necesidad de adaptar los locales a los protocolos de seguridad; o el temor a los contagios.

Algunos se han atrevido. Es el caso de Francesco, que dirige el restaurante "Officine" en Roma y detalla a EFE que ha tenido que adaptarse a la "nueva normalidad", con una separación de al menos metro y medio entre mesas, señalizaciones en el suelo o la instalación de sistemas de filtración del aire acondicionado.

"Creo que hay mucho miedo todavía a contagiarse. Además habrá otra gente que no quiera venir para no estar separada. Por ejemplo, diez amigos no querrán estar separados por mamparas de plástico o sentados en distintas mesas", lamenta.

Más optimista se muestra Giuliana, que lleva la tienda de calzado "Crizia" también en Roma y que cuenta que dos horas después de la apertura ya había tenido tres clientes y realizado las primeras ventas.

"No creo que vaya a haber un miedo excesivo, poco a poco vamos a volver a la normalidad", dice.

EL COMERCIO RECUPERARÁ UN 50 % DE SU FACTURACIÓN EN 2020

Según los cálculos de Confcommercio, el confinamiento hundió el consumo en marzo en un 30,1 % y un 47,6 % en abril, en términos interanuales.

El miedo a una crisis profunda en el país que conlleve un plan de ajuste fiscal, el temor a un incremento del desempleo, a un recorte en los sueldos o a un alza en los precios que implique una pérdida en el poder adquisitivo puede llevar a las familias a ahorrar en vez de consumir, lo que penalizará a las empresas, ya castigadas.

De hecho, Confcommercio vaticina que las actividades comerciales recuperarán "al principio solo el 30 % de la facturación registrada en el mismo período del año pasado, para llegar al final del año en torno al 50 %".

La patronal de la moda cree que el sector perderá hasta 15.000 millones de volumen de negocio en 2020, lo que pondrá en riesgo 35.000 empleos, mientras que la Federación nacional de establecimientos públicos (FIPE), que representa a más de 300.000 empresas de la restauración, del turismo y del entretenimiento, opina que estos tres sectores se dejarán hasta un 55 % de su facturación en 2020, lo que amenazará 377.000 puestos de trabajo.

EL PIB ITALIANO CAERÁ UN 9,4 %, SEGÚN LA PATRONAL

Está por ver si el castigo que han sufrido estas pequeñas tiendas desde marzo encarecerá los precios, pero hoy la asociación de consumidores Codacons ha advertido de que algunos establecimientos han incrementado el coste del café o de los servicios de peluquería.

El director del centro de investigación de la patronal italiana, Stefano Manzocchi, cree que la economía italiana caerá este 2020 un 9,6 % -frente al 8 % que pronostica el Ejecutivo italiano- y que los sectores más penalizados serán los de la restauración y el turismo.

Manzocchi urge a Italia y a la Unión Europea (UE) a reactivar el turismo con un plan conjunto y adelanta que este verano habrá una importante merma de empleos temporales como consecuencia de esta pandemia.

Italia entró en el primer trimestre del año en recesión técnica, después de que su PIB se contrajera un 4,7 % entre enero y marzo, según el dato adelantado del Instituto Nacional de Estadística italiano, y un 0,3 % en el último trimestre de 2019.

Con la pandemia con signos de ir remitiendo en el país, el Gobierno italiano ha autorizado desde hoy la apertura de la gran mayoría de las actividades comerciales en todo el país, y también de playas y hoteles; mientras que el 25 de mayo abrirán gimnasios y piscinas, y desde el 15 de junio teatros y cines.

Laura Serrano-Conde

(c) Agencia EFE