Después de 70 años, podrían identificar quién era el hombre que apareció muerto con un código secreto

LA NACION

¿Misterio resuelto? Hace 70 años, dos jinetes encontraron muerto al "Hombre de Somerton" que yacía, completamente vestido, cerca de la costa australiana. A partir de una autopsia se supo que murió envenenado, pero hasta ahora fue imposible determinar su identidad. Por un mensaje codificado que encontraron entre su ropa, creen que podría tratarse de un espía de la postguerra, pero este enigma podría resolverse ahora que aprobaron la exhumación del cuerpo.

El caso comenzó el 1 de diciembre de 1948, cuando Neil Day y un compañero aprendiz de jockey encontraron el cuerpo de este hombre, cerca de la costa de Somerton Park Beach, al sur de la ciudad de Adelaida, en Australia. Llamó la atención el estado en el que lo encontraron. Vestía un traje perfectamente planchado, una chaqueta de doble botonadura y zapatos lustrados, y tenía un cigarrillo apagado sobre el pecho.

Entre su ropa también hallaron un chicle Juicy Fruit, un peine, un boleto de colectivo hacia North Glenelg y cigarrillos y fósforos del Club del Ejército. Además, el 14 de enero dieron con una maleta en la estación de tren de esa ciudad que se cree que pertenecía a este hombre. Allí había tijeras, betún, una corbata, un cenicero, una cuchara y un cepillo de dientes.

Sin embargo, el mayor enigma llegó un tiempo después, cuando encontraron un pedazo de papel en la chaqueta que llevaba puesta: tenía un código que jamás fue descifrado. Por este mensaje, el caso se conoció como "Tamam Shud": una frase persa que quiere decir "terminado". Finalmente, cinco meses después de que encontraron el cuerpo, el hombre fue enterrado en el cementerio de West Terrace. "Aquí descansa el hombre desconocido que fue encontrado en la playa de Somerton", dice la lápida.

Entre las hipótesis que se barajan está que se trata de un espía de la posguerra. Una de las razones por las que se cree esto radica en un segundo mensaje codificado que encontraron dentro de su ropa y que estaba escrito en la última página del libro de poemas Rubaiyat de Omar Khayyam.

Siete décadas después, el misterio sobre su identidad podría llegar a su fin. Según consignó el medio inglés Daily Mail, la fiscal general del sur de Australia, Vickie Chapman aprobó la exhumación del cuerpo para que pueda ser investigado, con la esperanza de que las nuevas tecnologías permitan develar quién es el "Hombre de Somerton". Ella estuvo interesada en el caso durante más de 40 años, desde que lo estudió en la Facultad de Derecho.

¿Nieta del "Hombre de Somerton"?

De todos modos, quien solicitó la exhumación y, por ende, se hará cargo de los costos, fue un profesor de la Universidad de Adelaida, Derek Abbott. Lleva años estudiándolo y, en medio de este proceso, conoció a Rachel Egan: su esposa con quien tiene tres hijos. Ella sostiene que podría ser la nieta del "Hombre de Somerton", por lo que descifrar este enigma sería para él un gran logro también desde lo personal.

La teoría de este profesor es que el hombre de los mensajes codificados es estadounidense y padre del bailarín de ballet australiano Robin Thomson, que es -a su vez- el padre de Rachel Egan. Abbott incluso cree que la madre de Robin, la enfermera Jo Thomson podría haber tenido una relación secreta con el "Hombre de Somerton".

Según el medio inglés, el cuerpo apareció a solo cinco minutos de la casa de esta mujer y su dirección estaba escrita en un papel que encontraron en la ropa del hombre. Además, el hijo de Thomson -que tenía un año y medio en ese entonces- tenía el mismo trastorno genético que él, el cual es tan extraño que solo lo tiene el 2% de la población. Si bien ella negó haberlo conocido, el profesor consideró: "Creo que es probable que él fuera el padre del hijo de la enfermera".

En una entrevista televisiva, Rachel Egan dijo que piensa en él todos los días y se pregunta cuál es la verdad detrás de tanto misterio. "Me pregunto todos los días, literalmente, dónde encajo en todo esto y cómo encajamos en todo esto como familia", dijo, y agregó: "Al exhumar el cuerpo y darle una identidad a "Somerton Man", finalmente se cerrará este caso y la vida de muchas personas. En alguna parte hay una familia que perdió a alguien".

Además, en diálogo con ABC se refirió al momento en que conoció a Abbott, y dijo: "Quería mirarme las orejas y los dientes. También estaba detrás de mi ADN. Probablemente sea la primera solicitud que he recibido de un hombre para hacer eso. La gente dice que posiblemente Derek se casó conmigo por mi ADN. Y yo creo que hay algo de verdad en eso".