El 64% de los chilenos ve viable el consenso durante la redacción de una nueva Carta Magna

Santiago de Chile, 5 jul (EFE).- El 64 % de los chilenos cree que la convención constituyente, el órgano que redactará la nueva Carta Magna, va a conseguir los acuerdos necesarios para redactar la Ley Fundamental pese a la heterogeneidad política de su composición, según una encuesta publicada este lunes.

La convención, cuya fuerza mayoritaria son los ciudadanos independientes sin afiliación a partidos (48 de los 155 escaños), fue la institución mejor valorada por los chilenos (un 53 % le dedicó la mejor puntuación), muy por delante del Gobierno (26 %) o el Congreso (20 %), según un sondeo del centro de estudios Cadem.

Con una derecha debilitada que tiene menos de un tercio de los escaños, el órgano constituyente, en su mayoría de tendencia progresista, tendrá la misión de redactar la nueva Carta Magna y de encarrilar a un país fuertemente afectado por una crisis social e institucional que amenaza su estabilidad.

En tanto, la encuesta apuntó a que el 61 % cree que la redacción no va a culminar dentro del plazo estipulado: nueve meses prorrogables una única vez por otros tres meses más, es decir, un año en total, a contar desde el 4 de julio.

El pasado domingo Chile dio el pistoletazo de salida a la redacción de la nueva Constitución, con un acto inaugural en el que aceptaron su cargo los 155 constituyentes (77 mujeres y 78 hombres) y eligieron como presidenta a una lingüista indígena, Elisa Loncón.

"El perfil de la presidenta electa coincide con la mayoría de las preferencias de los chilenos: que sea "académico" (algo valorado por el 56 % de encuestados), mujer (47 %), de alguna región -y no de la capital- (67 %) e independiente (91 %)", agregó Cadem.

El proceso constituyente nació en 2019 como un acuerdo entre los partidos para amainar una ola de masivas protestas por un modelo socioeconómico más justo que se extendieron durante más de un año y que dejaron al menos una treintena de fallecidos y miles de heridos.

Incluir más derechos sociales (66 %), mejorar el sistema de pensiones (40 %) y garantizar el agua como un derecho universal (25 %) fueron los temas que más mencionaron los chilenos como principales puntos que debería incluir la nueva ley fundamental, que muchos ven como una oportunidad de revertir la gran desigualdad del país.

La nueva Carta Magna sustituiría a la actual, heredada de la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990) y repudiada por gran parte de la sociedad por su corte neoliberal y por privatizar servicios básicos.

El nuevo texto deberá someterse en 2022 a otro plebiscito, con voto obligatorio, para su aprobación.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.